top of page
  • Foto del escritorMerche Toraño

A los 20 años ya estaba en los parapetos en medio de la batalla

Cecilia García de Guilarte




Vino al mundo en Tolosa un 4 de julio de 1915, y se llamó Cecilia García de Guilarte. Fue periodista, ensayista, novelista, dramaturga y profesora universitaria..Una polifacética de las letras a la que le tocó vivir una época muy agitada de la historia contemporánea de su país y fue una de las primeras corresponsales de la Guerra Civil Española en el frente.


Pese a haber nacido en una familia obrera y anarquista por tradición, cursó sus estudios primarios en un colegio de monjas. Fue una niña inteligente y precoz. Le gustó escribir desde muy pequeña y también desde muy pronto se interesó por las cuestiones sociales y políticas, consecuencia del ambiente obrero en el que había crecido. Y comenzó a participar en revistas y periódicos desde muy joven. Su primer reportaje lo publicó cuando tenía once años. Estaba inspirado en el viaje transoceánico del Plus Ultra. A los diecisiete, para un periódico canario que se llamaba En Marcha, escribió una serie de artículos sobre la lucha de clases en Italia. Trabajaba en la misma empresa de su padre, en la Papelera Española de Tolosa, cuando dejó su trabajo para irse a Madrid. Y es en esta ciudad donde empezó a ejercer en el periódico Ahora y en la prestigiada Revista Estampa con artículos en que ya mostraba un avanzado criterio sobre la mujer y la sociedad.


Cuando estalla la Guerra en España, ella estaba en Guipucoa. Se une al grupo anarquista Los Temerarios y se convierte en una de sus corresponsales más activa. Sus crónicas de guerra en el Frente Norte se difundieron a través de las páginas del periódico de Donosti Frente Popular, de El Liberal y CNT. Cuando cae Guipuzcoa, Cecilia se marcha a Vizcaya y allí escribe para CNT Norte que era el órgano oficial del Comité Regional del Norte. Entre este periódico y el gobierno vasco se produjeron fuertes tensiones y fue clausurado temporalmente. Entonces la periodista empieza a escribir para otro que se llamaba La Lucha de Clases.


Cecilia no tenía miedo al peligro y durante la batalla de Irún estuvo en las calles de Bilbao cuando los trágicos sucesos del 4 de enero de 1937 en los que, tras un bombardeo en el que murieron varias personas, la muchedumbre entró en las cárceles de la ciudad y originó una matanza entre los presos franquistas.


Su vida fue agitada por la Guerra Civil, circunstancia que la convirtió en una de las primeras mujeres corresponsales de guerra. Estuvo cubriendo para su periódico los frentes de GuipuzKoa Bizkaia, Santander y Asturias entre 1936 y 1937. Fue duro este trabajo y como corresponsal en estos frentes le tocó ver de todo. En sus artículos para el periódico CNT Norte, por lo general, ofreció una visión que no tenía nada que ver con los tópicos de periodismo que, en momentos de guerra, acostumbraban a ser de rol propagandístico. Ella compartió con los milicianos largas horas sufriendo las penalidades de la guerra, departiendo y empatizando con ellos y acompañándolos desde los parapetos en medio de la batalla sin que pareciera importarle el peligro que corría, aunque esto solo era la apariencia porque ella diría después:

“Nadie nos había entrenado para periodistas de guerra y andábamos muy despistados”. Cada quien buscaba por su cuenta alguien que se lo llevara en coche de aquí para allá, y luego, por la noche había intercambio y préstamo de información. A eso se atenían algunos que se quedaban en San Sebastián; pero yo tenía tanto miedo que solo podía disimularlo yéndome de verdad al frente. A veces nos dejaban en la carretera y nos señalaban lo más alto del monte, A trepar con la lengua de corbata. Empecé a morirme un poquito cada día como corresponsal en los frentes... Y solo Dios sabe el miedo que hace falta para ser valiente”

"Y solo Dios sabe el miedo que hace falta para ser valiente"(A mi, Merche Toraño, siempre me ha gustado esta reflexión)


Con tan solo 20 años ya estaba en las trincheras compartiendo con los milicianos el olor a pólvora y el peligro y el horror de las batallas. Narró los acontecimientos desde la realiad y en primera persona. como:

“ De vez en cuando suena un cañón como si el sonido, recorriendo a saltos el monte, llegara a nuestros oídos para recordarnos que España se desangra en una guerra civil de crueldad insospechada “.

Fue una periodista que contó lo que veía porque creía que esa sería su mejor aportación al esfuerzo de los que luchaban. Y nunca quiso perder la fe en la victoria de los suyos... aunque luego tuvo que aceptar lo que le llegó.


Cuando acabó la guerra, la corresponsal junto a su marido Amós Ruiz Girón, que era jefe del Batallón Disciplinario de las Milicias Vascas, y con sus dos hijas, se exiliaron. Antes pasó por Francia donde colaboró con el periódico Le Sud-Ouest hasta que en 1940 pudo marchar a México Distrito Federal donde se instaló con su familia.


Ella, que había vivido la contienda desde las trincheras, tuvo que asumir la derrota, ver con mucha pena a su país convertido en escombros y aceptar con dolor el exilio como oportunidad para continuar su vida.


En México fue muy bien acogida, Trabajó para revistas muy importantes allí, publicó libros, ensayos, obras de teatro... En el estado de Sonora fue profesora de Historia del Arte y directora de la revista de la universidad. Siguió colaborando con las revistas más prestigiosas del exilio vasco y colaboró en radio, A petición de una editorial, escribió tres novelas rosa, que ella misma dijo, las hacía para cambiarlas por pan porque no era su ilusión hacer estas novelas sentimentalonas.


Aunque consideraba que ser periodista en España “tiene la misma importancia que vender garbanzos”, siempre buscó la noticia y consiguió grandes exclusivas y entrevistas. Y en 1964 regresó a Tolosa y colaboró,  haciendo crítica teatral, con el periódico La Voz de España, de San Sebastián hasta que desapareció en 1979. Fue muy participativa en la vida cultural de la capital donostiarra y murió en su pueblo natal en1988


Personalmente creo que Cecilia García de Guilarte fue una de tantas pioneras injustamente tratada por la historia pero sobre todo, una mujer de espíritu independiente y con un gran sentido crítico que además dejó una importante obra literaria por la que obtuvo en vida algunos premios.

Imagen de - edad de niebla -

146 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page