top of page
  • Foto del escritorBelén Matanza

Cardioversión eléctrica




Hoy le han realizado a mi padre una cardioversión. Cómo imagino que muchos de vosotros no sabéis exactamente que es ni para que sirve, he decidido dedicar el artículo de hoy a esta cuestión.

Este procedimiento médico que es en lo que consiste en realidad esta técnica, se utiliza para hacer que el ritmo cardíaco vuelva a ser normal, para lo cual se sirve de un desfibrilador que envía un electrochoque al corazón paralizando la actividad eléctrica del mismo y no dura más de cinco o diez minutos.

Está indicado en el tratamiento de algunos tipos de arritmias como la fibrilación auricular en que el corazón late muy rápido o irregularmente, en el aleteo auricular en que el corazón no late de forma irregular pero si muy rápido y en la taquicardia ventricular, que es la más grave de las arritmias cardíacas caracterizándose porque el corazón late muy rápido.

Esta técnica se suele utilizar cuando la arritmia dura más de 48 horas. Si la arritmia tiene más de un año es poco probable que funcione, igual que si el ritmo es irregular. Es el médico quien debe decidir la idoneidad de recurrir al uso de la misma en función del tiempo en que el corazón haya estado latiendo de manera anómala, la historia clínica y los síntomas.

Antes de realizar una cardioversión eléctrica es preciso realizar una analítica sanguínea en la que se valorará la coagulación de la sangre y la función renal, un electrocardiograma para determinar el ritmo cardíaco y un ecocardiograma transesofágico en el que se coloca un sensor en el esófago para buscar coágulos de sangre en el corazón.

Se suele realizar de forma ambulatoria bajo sedación o anestesia general ligera. Si es bajo anestesia tiene que respetar el ayuno pautado que impide comer o beber durante las seis horas inmediatamente anteriores a la administración de la anestesia. Durante todo el procedimiento se controlará la tensión arterial y el ritmo cardíaco. Se podrá volver a casa una vez que el ritmo cardíaco se haya estabilizado y se haya recuperado totalmente del efecto de la anestesia o sedación. No se debe conducir, beber alcohol, manejar maquinaria o firmar documentos legales durante las 48 horas siguientes al procedimiento.

Como efectos secundarios pueden aparecer mareos, sofocos, cefaleas y dolor e incluso quemaduras en la zona donde se administró la descarga eléctrica. En cuanto a las complicaciones la más habitual es la imposibilidad de restablecer el ritmo cardiaco. Las investigaciones ponen de relieve que lo habitual es que se restablezca el ritmo de forma inmediata en nueve de cada diez pacientes cardiovertidos, pero dos de cada diez pacientes ven como su ritmo cardíaco se vuelve irregular en unos días y siete de cada diez durante el primer año. Por ello es habitual que tras la técnica se receten al paciente medicamentos anticoagulantes o antiarritmicos para ayudarle a mantener regular el ritmo cardíaco. Además existen otros tratamientos disponibles alternativos como los antiarrítmicos, la ablación en que se pasa un sensor desde la vena de la ingle hasta el corazón e incluso el marcapasos.

Como conclusión final me conformo con que os quedéis con la idea de que la cardioversión eléctrica es un procedimiento frecuente y seguro, tened confianza plena en vuestro médico que es quien mejor conoce vuestro historial y os puede recomendar el tratamiento más adecuado.


Imagen de – edad de niebla -

85 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

コメント


bottom of page