top of page
  • Foto del escritorEstrella Collado

Christiania, una micronación en el centro de Copenhague



A partir de una Comuna ubicada en el centro de la ciudad de Copenhague, en pleno auge del movimiento hippie allá por 1971 un grupo de familias jóvenes que soñaban con un mundo mejor tomaron una base militar abandonada en el corazón del barrio de Christianshavn, con el objetivo de crear una eco aldea o comunidad alternativa. Proclamando su independencia del estado danés.


Bajo la influencia del llamado movimiento Provo los nuevos habitantes de Christiania quisieron demostrar con el ejemplo que se puede vivir de otra manera poniendo en valor la vida comunal. Su modelo se basó en la corriente antisistema, no violenta de ideas anarquistas.


Esta ciudad utópica consiguió ser una realidad. La ciudad ocupa una extensión de casi 40 hectáreas. Tras proclamarse “independiente”, aceptó la supervisión del Ayuntamiento de la capital danesa y este, a su vez aceptó el asentamiento aunque supeditado a una futura legalización, cuestión que consiguen en 1989. Desde entonces mantuvieron algunos conflictos con el estado danés por la propiedad, recién estrenado el s. XXl, en 2011 el Tribunal Supremo danés le concedió el derecho de propiedad y uso al estado. Pero sus moradores continuaron en su empeño y lograron donaciones de personajes del mundo del arte y otras personalidades, e incluso crearon una fundación, logrando así comprar una parte de los terrenos estatales.


Gozan de un autogobierno al margen de Dinamarca y de la Unión Europea. Tienen su moneda el lon, junto con la corona danesa. También posee su propia bandera. Los residentes se reúnen en asambleas y en ellas se toman decisiones de manera consensuada siempre. Está permitida la venta y el consumo de cannabis, uno de los grandes atractivos por lo que recibe más de un millón de turistas al año. Sin embargo, en los últimos tiempos, algunos de los cambios debatidos y consensuados han llevado a prohibir el consumo de drogas duras dentro del recinto, o la acampada, evitando de este modo incidentes no gratos y la presencia de traficantes y otros conflictos. Decidieron considerar fundamentales para la convivencia los principios como el mantenimiento de la armonía, la prohibición de llevar armas, entre otros.


Dentro de esta comunidad autogestionada podemos encontrar parques, teatro, archivo y biblioteca, talleres, cafés, bares, guarderías, restaurantes, tiendas de ropa y otros servicios. Las calles están libres de coches, tan solo se puede circular con bicicletas, muchas habilitadas para transportar mercancías, y/o para llevar a los más pequeños en una especie de cajones de madera. Sus viviendas son propiedad comunal y no pueden, por tanto, venderse a ningún particular. Sus gentes tanto jóvenes como mayores disfrutan y comparten un modelo de vida alternativo. En la actualidad sueñan con poder comprar al estado danés el resto de las tierras.


No es la única de las llamadas micronaciones, hay más en el mundo, algunas con características tan peculiares como la República de Alcatraz, micronación para pensadores, creada en 2008 por Jacobo Fo, hijo del Premio Nobel Darío Fo, ante el éxito alcanzado en las elecciones italianas por Berlusconi. Y otras muchas que ya iremos desgranando.


116 visualizaciones3 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page