• Belén Matanza

Cómo mantener la hipertensión arterial a raya




En mi último artículo hablamos de la Hipertensión arterial, pero me quedó pendiente explicaros las recomendaciones a seguir una vez diagnosticada.


Creo que, todos somos conscientes de que, para determinar la existencia de esta enfermedad, no es suficiente una medición aislada sino que sería necesaria realizar varios controles en diferentes citas médicas antes de confirmar que somos hipertensos. En oasiones, pueden pedirnos también un registro de las tensiones en el domicilio. Y hay que recordar que la American Heart Association no recomienda el uso de los dispositivos de muñeca o dedo porque sus resultados son menos fiables. A veces, incluso se puede realizar una monitorización de la presión arterial durante 24 horas.


Qué hacer si somos hipertensos


Pero ¿qué hacer una vez que nos han comunicado que somos hipertensos? Y, sin ánimo de ser repetitiva, como con la mayoría de las enfermedades coronarias y la diabetes el secreto se encuentra en una higiene de vida correcta donde se incluya una alimentación saludable y ejercicio físico para combatir la obesidad y el sedentarismo.


En las recomendaciones dietéticas se sitúa la reducción del consumo de sal, al favorecer esta la retención de líquidos aumentando la presión sanguínea, siendo suficiente una cucharada rasa de sal al día para condimentar las comidas; el alcohol tampoco favorece a los hipertensos, como mucho una copa de vino al día (pues tiene antocianicas que son beneficiosas para la salud). Eliminar de nuestra dieta el consumo de dulces ultra procesados. Son mucho más saludables los dulces hechos en casa con productos naturales . pero cuanto menos dulce comamos mucho mejor, ya que el azúcar en exceso puede provocar diabetes y obesidad que forman una tríada perfecta con la hipertensión arterial. Tampoco es conveniente el consumo de carnes rojas y, aunque es de sobra conocido, sigo insistiendo en reemplazar las carnes rojas por las carnes magras, como el pavo y el pollo, que tienen mucha menos grasa y son mucho más beneficiosas para nuestra salud. Erradicar de nuestra dieta las conservas, los embutidoss, los ahumados y los encurtidos, pues en su procesado utilizan una gran concentración de sal que es lo primero que debemos eliminar de nuestra alimentación cuando nos comunican que somos hipertensos. Y en cuanto a los lácteos como la leche, los yogures y el queso se recomienda consumirlos desnatados pues enteros tienen mucha sal y grasa saturada por lo que pueden aumentar la presión arterial.


Asi que ya lo sabes. Si eres hipertenso privilegia el consumo de frutas, verduras, legumbres, pescado y alimentos con poca grasa. Come cinco veces al día pues las cantidades más pequeñas te permiten controlar el apetito acelerando el metabolismo y favoreciendo la digestión. Y aunque os parezca extraño se recomienda consumir chocolate negro porque es rico en flavonoides que se ha demostrado son beneficiosos en la reducción de la presión sanguínea.



Estoy segura que todas estas recomendaciones las habéis oído en más de una ocasión pero no sé por que todavía se nos resisten a la hora de incorporarlas en nuestra dieta. Por eso os insisto tanto en su conveniencia, y no solo para los hipertensos sino para todos nosotros pues ayudan a prevenir muchas enfermedades. Sigo insistiendo que estos cambios tienen que incorporarse desde la niñez y la afirmación formulada por Feuerbach, a mediados del siglo XVII, en su obra Los humanos somos lo que comemos. y a pesar del tiempo transcurrido, sigue siendo de rabiosa actualidad.


Si los cambios en la dieta y el ejercicio no son suficiente, no queda otro remedio que acudir a los medicamentos que tienen que ser prescritos por el médico y de conformidad con sus indicaciones. El abanico de medicaciones que nos puede ayudar en el combate contra la hipertensión es muy amplio y dos o más medicamentos para tratar la presión arterial suelen ser mas efectivos que uno solo y, muchas veces, la prueba y error es el único medio infalible para encontrar el medicamento o la combinación más eficaz. En ese abanico ocupan un lugar privilegiado los diuréticos, pues ayudan a eliminar el sodio y el agua del cuerpo y son los primeros en probarse en el tratamiento de la hipertensión. Como aumentan la diuresis pueden reducir el nivel de potasio del cuerpo, por ello, el médico puede prescribir diuréticos ahorradores de potasio como el Aldactone, pero también son eficaces los inhibidores de la enzima convertidora de la angiotensina, los antagonistas de los receptores de la angiotensina, los bloqueadores de los canales de calcio, en este caso no comáis pomelo pues aumenta los niveles en sangre de estos bloqueadores por lo que puede ser peligroso, por lo que se debe prestar especial atención a las interacciones con otros medicamentos y con los alimentos. También se utilizan alfabetabloqueantes, los betabloqueadores, los antagonistas de la aldosterona, inhibidores de la renina, vasodilatadores y agentes de acción central.


En el supuesto de que la hipertensión arterial no se controle con el consumo de tres tipos de estos medicamentos, de los cuales uno generalmente es un diurético, estaríamos en presencia de lo que se ha calificado como hipertensión resistente. Ello no quiere decir que nunca llegues a controlarla sino que sería preciso determinar la causa y elaborar un plan de tratamiento más eficaz. Los últimos avances en el tratamiento de este tipo de hipertensión son la ecografía basada en catéter y la ablación por radiofrecuencia de los nervios simpáticos del riñón.


Pero, como en todo, vale más prevenir que curar. Si cuidáis vuestra dieta y hacéis ejercicio, estas dos recomendaciones son más que suficientes para mantener vuestra presión arterial a raya.


Imágenes de - edad de niebla -








219 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo