top of page
  • Foto del escritorEstrella Collado

El café y el enciclopedismo




No sé si es por casualidad o causalidad, el caso es que el café, a mediados del siglo XVII, llegó a Europa y tras ser muy investigado por los estados europeos, cuyo consumo veían con reticencia, se puso de moda especialmente en Francia e Inglaterra. Las ciudades de Londres y Oxford comenzaron a llenarse de cafeterías, digamos que este hecho fue bien recibido por filósofos, escritores y por la gente amante del ocio. Se convirtieron en centros de tertulia y también en elementos fundamentales para la divulgación de las ideas liberales. Tal fue su influencia en el pensamiento de la época que el rey Carlos ll, en 1676, ordenó cerrar estos establecimientos por la potencial amenaza que suponían las nuevas ideas para las monarquías del viejo continente, especialmente para la inglesa. No tuvo éxito y fue tan mal acogida la real orden que provocó gran agitación, hasta el punto de que el monarca se vio obligado a dar marcha atrás.


Sin duda donde más se vinculan los cafés con el ideario del liberalismo y la llustración es en Francia. Ya en 1686 abrió sus puertas uno de los más antiguos cafés de Francia, El Procope, en el corazón de Saint –Germain des Prés uno de los principales ejes del carismático barrio Latino de Paris, que de café pasó a restaurante, pero siempre conservó su tradición y esencia cafetera. Fue centro de reuniones de intelectuales e ilustrados parisinos del momento como Voltaire o Rousseau que eran asiduos a sus tertulias literarias. Como Diderot, por eso se vincula tan estrechamente el enciclopedismo con esta infusión, ya que según cuenta la tradición, escribió gran parte de la Encyclopédie entre sus paredes con grandes dosis de cafeína. Fue también sede del Club de los Cordeliers del cual formaba parte el famoso revolucionario Danton.


El café adquirió tanto protagonismo que hasta el propio Bach compuso su Cantata del Café.


A finales del siglo XVIII las cafeterías eran numerosas en la capital parisina, otro de los más emblemáticos fue el Café de la Regencia, entre sus clientes se encontraban Robespierre, Napoleón o Victor Hugo, entre otros.


Dicen que no se concibe la Encyclopedie Française, de Diderot y D`Alembert sin el café. Su publicación entre 1751 y 1772, supuso uno de los grandes acontecimientos de la historia, que no solo contribuyó decisivamente al triunfo de la Revolución Francesa, sino que marcó un antes y un después en el mundo de la edición europea y de los principios rectores de una sociedad moderna. Fue un proyecto para sistematizar el conocimiento que contó con algunos de los grandes intelectuales de su tiempo. Su objetivo fue difundir los principios de universalidad, humanidad, verdad, la razón y el laicismo. En la sociedad preponderante del Antiguo Régimen no gustó en absoluto. Por ello nunca antes un libro fue capaz de provocar tantos odios, pero también muchas más pasiones y esperanzas, puesto que abría las puertas del conocimiento para que estuviese al alcance de todos. Pero paradójicamente la edición de Diderot resultó muy costosa y se redujo, como siempre, a una selecta minoria con poder adquisitivo, así chocaba frontalmente con los propios ideales para los que fue concebida. En Suiza se comenzaron a realizar ediciones piratas, y consiguieron imprimir 24.000 ejemplares de la gran obra que circularon raudamente por toda Europa, y fue el combustible que puso en marcha las conciencias para emprender el camino hacia la libertad, la igualdad y fraternidad.


lmagen cedida a - edad de niebla - por A. F. Collado

118 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page