top of page
  • Foto del escritorMerche Toraño

El chivatazo de las cookies


En un artículo anterior dije que os hablaría de las cookies. Pues hoy es el día.




Cuando acudimos a un buscador web como Google, por ejemplo, para buscar alguna información que sea de nuestro interés es más que frecuente que en el artículo elegido emerjan unas ventanas que piden aceptar cookies para poder acceder a lo que buscamos. En algunas páginas si aceptamos podremos verlo sin ninguna dificultad de forma gratuita pero en otras si nos negamos, el contenido que acabamos de encontrar no va a estar a nuestro alcance, incluso has hay que solo nos permitirán acceder a él previo pago de una suscripción. Aceptar las cookies en una weeb significa dar permiso al sitio para que recoja información sobre nuestros actividades, intereses y todo lo relacionado con nuestras búsquedas.


 Las cookies permanentes quedan en el disco de nuestro ordenador para que la página que las ejecuta pueda leerlas e identificarnos cada vez que volvemos a visitarlas .


Pero, ¿ qué son las cookies y qué estamos aceptando al dar nuestra conformidad ?


Las cookies son pequeños fragmentos de texto que los sitios web que visitamos envían al navegador para que este recuerde la información de nuestra visita y así la próxima vez que queramos volver sea más fácil y no tengamos que iniciar sesión de nuevo. Son ni más ni menos que un archivo de datos que nos envía el sitio web que visitamos y que recoge y almacena en nuestro ordenador, teléfono o tableta toda la información sobre nuestros pasos en internet. Son como cámaras ocultas colocadas por empresas para saber en qué páginas entramos y así crear un perfil con nuestros gustos personales. Pero resultan un arma de doble filo ya que al mismo tiempo que, gracias aceptarlas, podemos acceder a la información deseada y quedan en el disco de nuestro ordenador para que la página a la que hemos dado consentimiento pueda identificarnos cada vez que volvemos a visitarla y así puedan sus técnicas optimizar el funcionamiento de la web, almacenar nuestros gustos de búsqueda, el idioma que utilizamos, el tipo de navegador, etc, Y también todo esto sirve para analizar nuestro comportamiento, páginas en las que entramos, lo que buscamos y con todo ello se crea un perfil de nuestros intereses que se vende o se cede a anunciantes .


Hay varios tipos. Unas que desaparecen del navegador cuando abandonamos la búsqueda otras que se generaron para servicio de los proveedores de la página que visitamos, que pueden ser más invasivas, identifican nuestro dispositivo y saben lo que buscamos en cada momento y, por supuesto, se inmiscuyen en nuestra privacidad.


Las de seguimiento, por ejemplo, pueden recopilar, procesar y compartir todo tipo de datos personales, como nuestro historial de búsqueda en Google, que a veces pueden ser sensibles. Las de rendimiento y análisis analizan todo lo que hacemos en una web mientras estamos en ella y saben en qué enlaces clicamos más a menudo, si hemos comprado si no llegamos a finalizar la compra, absolutamente todo, y con ello obtienen estadísticas por las que conocen qué elementos utilizamos más, y otros matices.


Las publicitarias sirven para gestionar la publicidad de las webs. crean un perfil con nuestros intereses y analizan las páginas en las que entramos y lo que acostumbramos a buscar. así averiguan nuestros gustos y crean perfiles que venden o ceden a anunciantes para mostrarnos su publicidad sobre productos que hayan podido ser o sean de nuestro Interés


Las páginas en las que entramos están obligadas a mostrarnos una opción para configurar las cookies en la ventana emergente que aparece la primera vez que accedemos a ellas. Si en esa configuración desactivamos las publicitarias cuando estemos navegando, en esa página no se estará recopilando lo que hacemos en ellas con el fin de completar el perfil de nuestros gustos personales, pero esto solo se aplicará en la web donde lo hemos configurado, por lo cual, las empresas publicitarias pueden seguir recopilando a su vez la información en otras.


¿Entendéis ahora esa incógnita que nos produce recibir en nuestros aparatos móviles tanta publicidad sobre algún producto que acabamos de buscar y cuyo hecho solo conocíamos nosotros? Pues si. el "chivatazo" de las cookies.




Imagen de - edad de niebla -

52 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Publicidad indeseada y Lista Robinson

Es muy frecuente escuchar el hartazgo de alguien hacia esta nueva y tosca forma de querer vendernos productos que las más de las veces ni necesitamos ni deseamos. No hay ni un solo día en que la irr

Comments


bottom of page