• Estrella Collado

El incesto en la historia



Puede definirse como la relación sexual entre familiares consanguíneos que proceden de un cercano tronco común. Tanto social como legalmente es muy mal visto en nuestra sociedad actual.


A lo largo de la historia humana ha habido épocas en que se ha practicado por diferentes motivos. Uno de ellos sería el incesto ritual como puede ser el caso egipcio de Isis/Osiris o el incesto político proyectado a fortalecer el poder y el sistema dinástico para hacerlos permanecer en el seno de una misma familia de por vida, y ambos han sido consentidos en la antigüedad. Sin embargo, junto a los esquemas expresados existen otras formas de contacto sexual incestuoso que no parecen haber establecido costumbre, este sería el caso de Abraham, quien desposo a su medio hermana Sara tal como lo manifiesta en el Genésis 11:29: “ Y la verdad también es mi hermana, hija de mi padre, mas no hija de mi madre, y tómela por mujer”.


Así mismo tras la destrucción de Sodoma y Gomorra las hijas de Lot, lo emborrachan y tienen descendencia de él: Moab, de quien saldrá la estirpe de los “moabitas”, y Ammón, quien será el padre los ammonitas. Judá cometió también incesto involuntario con su nuera Tamar. Y otra Tamar fue forzada sexualmente por su hermanastro Amnón. Pero, ¿hasta que punto estaban admitidas estas prácticas?, impacta el ruego de la joven antes de ser violada rogando a su hermanastro que pida permiso al rey –David- para que pueda, al menos, desposarla. Sin embargo no lo hizo y deshonró a Tamar, motivo por el que, su hermano gemelo Absalón hizo dar muerte al violador. Otro caso de incesto doble es el de Bernice, la hija de Herodes. Primeramente desposada con su tío Herodes rey de Calcis, aunque vivía maritalmente con su hermano Agripa el joven, y con el fin de guardar las apariencias se casó en segundas nupcias con Polemón, rey de Cilicia.


Son muchos los casos que podríamos citar a lo largo de la historia, Herodoto nos hace llegar el doble incesto de Cambises rey de Persia, quien desposó a dos de sus hermanas pese a que esta costumbre no era admitida ni bien vista en su pueblo. Sin embargo el rey logró legitimar a las dos esposas haciendo que los magistrados más sumisos a él así lo dictaminaran, porque aunque no existía ninguna ley que ordenara el matrimonio entre hermanos, existía otra que daba al soberano potestad para hacer lo que le diese la “real” gana. En el seno de la familia Borgia estas prácticas eran usuales, de hecho Lucrecia pasó a la historia como “mujer fatal y mundana”. Era hija del papa Alejandro VI, en el siglo XV, quien casó tres veces según intereses familiares. Las acusaciones de incesto con su hermano César e incluso con su padre, corrían por toda la ciudad, y en boca de su marido Sforza, quien las denuncia ante la Iglesia. Pero el gran poder de esta familia le obliga a confesarse impotente y así queda anulado el matrimonio con Lucrecia, quien continuó manteniendo relaciones con su hermano César, uno de los personajes que inspiró a Maquiavelo para escribir “El Príncipe". Siendo este cardenal en un ataque de celos estrangula a su entonces cuñado Alfonso de Aragón, y finalmente de la relación de los hermanos nace un hijo.


Relaciones incestuosas las ha habido siempre nos remitimos a la historia contemporánea y tenemos el matrimonio formado por Franklin D. Roosevelt y su sobrina Eleanor. El científico Albert Einstein y su prima carnal Elsa. Pero tal vez el caso más escandaloso ha sido el del cantante John Phillips, del grupo de los años 60 “The Mamas And The Papas” con su propia hija Mackenzie Phillips. El escritor Vargas Llosa a la edad de 19 años contrajo matrimonio con su tía Julia 12 años mayor que él, el matrimonio duró casi diez años. Tras su divorcio el escritor contrajo matrimonio en segundas nupcias, también dentro del entorno familiar próximo, con su prima carnal Patricia Llosa, en esta ocasión nueve años menor que él.


Freud ve en el incesto un comportamiento primitivo y machista “el enfrentamiento de varones por el acceso a la reproducción” lo cual enfrentaría a hermanos, padres e hijos. Y toda esa carga acabaría en violencia, motivo por el que sería despreciada y sustituida por la exogamia. Por otro lado la prohibición de carácter social se basa en que esa costumbre violenta la armonía de la estructura familiar deteriorando sus nexos. Máxime teniendo en cuenta que siempre habrá alguien obligado y perjudicado que en este caso siempre serían, con fin reproductivo, niñas o mujeres.


En la actualidad, y lo que es más grave, estos casos ocurren en el marco del abuso sexual intrafamiliar, aunque entendiendo que abuso e incesto son cuestiones distintas.




167 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo