top of page
  • Foto del escritorEstrella Collado

El jabón ya era usado en la antigüedad



Al menos desde hace cerca de tres milenios  hay constancia de su existencia. La Biblia ya  se referiere a este objeto para la higiene cotidiana, Jeremias lo menciona  en uno de sus versículos: “aunque te laves con sosa y con jabón, conoceré la marca de tu negritud”.

Los egipcios fueron los primeros en utilizar un  preparado de un álcali con aceite, este procedimiento de fabricación era conocido por los palestinos desde la época de los profetas. Los israelitas obtenían los jabones de tocador partiendo de sosa y potasa. En excavaciones arqueológicas en la antigua Babilonia se hallaron evidencias de que en el 2800 a.C se facturaban jabones. En jarros de arcilla la inscripciones  explican la receta de elaboración: grasas hervidas mezcladas con cenizas y agua.


En las ruinas de Pompeya  se descubrieron restos arqueológicos de lo que  parece haber sido una fábrica de jabón en el ll milenio a. C. Los romanos que veneraban la pulcritud utilizaban pastillas de jabón que jamás faltaban en los baños públicos.


Esta mezcla era mencionada en los textos de escritores latinos como Galeno o Plinio con el nombre de “sapo”.  Y es que su nombre se debe a la leyenda del jabón que cuenta como fue descubierto accidentalmente por  unas mujeres que lavaban las ropas en el río Tiber a los pies del Monte Sapo. Una sustancia que bajaba mezclada con las aguas hacía que tanto las manos de las lavanderas como sus ropas quedaran muy limpias, el enigma tenía explicación: En la cima de  ese monte se realizaban sacrificios animales consagrados a los dioses así que la grasa animal mezclada con las cenizas de las incineraciones, era arrastrada por  las lluvias  monte abajo llevándose  también componentes minerales y arcillas del suelo, hasta llegar al caudal fluvial.  De ahí su nombre  de “sapo”. De hecho el proceso químico que produce el jabón recibe el nombre de “saponización”. 

 

No obstante, Plinio  nos cuenta que esta pasta tan apreciada para la  higene personal fue descubierta por los galos que la fabricaban con el sebo de los cerdos y de otros animales y cenizas vegetales. Galeno médico griego del imperio romano del s. ll  d. C, recomendaba el uso del jabón para la higiene corporal como un tratamiento medicinal.

 

En la obra del economista suizo del siglo XlX, Sismondi se cuenta que el séquito de Carlo Magno contaba con la presencia permanente de un experto en jabones que los confeccionaba para todos los miembros de la corte. Con la caida del imperio romano y las invasiones de los pueblos bárbaros entró en decadencia el uso del jabón, y la falta de higiene contribuyó a la expansión de epidemias.

 

La cultura musulmana continuó las investigaciones de este producto y fueron los primeros en introducir cal a las cenizas. A partir del s. Vll en Savona (ltalia) se comenzó a fabricar jabón con base de aceite de oliva y también en España, siendo conocido como Jabón de Castilla y en el sur de Francia el Jabón de Marsella, así comenzaron a florecer las industrias jaboneras.

 

En la Edad Media su fabricación se vió, con frecuencia, monopolizada y el peso de cada barra de jabón se fijaba en el mercado al precio del oro por real decreto.

 

 

 lmagen de - edad de niebla -

 

109 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page