• Estrella Collado

El pimentón de La Vera



Tal vez haya heredado la costumbre de mis mayores, el caso es que no puedo hacer ni una sola comida que no esté condimentada con “pimentón de la Vera”. El cultivo de los pimientos rojos se produce en los municipios de la comarca extremeña de La Vera, que conforman un paisaje lleno de armonía entre naturaleza, núcleos de población rural y un interesante patrimonio histórico y cultural. Por su proximidad con las montañas se genera un microclima muy agradable, con temperaturas que hacen que los inviernos sean más suaves y los veranos más frescos haciendo que las condiciones sean idóneas para el crecimiento de las pimenteras.


En tierras de Extremadura, al noroeste de Cáceres, cuya ciudad monumental fue declarada por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad, se ubica la comarca de La Vera en la vertiente sur de la sierra de Gredos. Limita al norte y al este con la provincia de Ávila, y se encuentra a escasas dos horas de la capital de España. La integran un conjunto de diecinueve pueblos, cada uno con sus características y peculiaridades, entre ellos destacan: Cuacos de Yuste que es la capital administrativa, conocida por el monasterio de la orden de San Jerónimo que fue última residencia del emperador Carlos V, y algunas de las fabricas más destacadas de este condimento tan importante en nuestra gastronomía nacional; Valverde de la Vera, con un interesante casco histórico presidido por el castillo; Jaraíz de la Vera el municipio más poblado, donde se ubica el Museo del Pimentón; Jarandilla de la Vera, el segundo municipio más poblado desde época celtibérica, posterior ocupación romana de la que tiene numerosos vestigios como el puente que atraviesa la garganta Jaranda, y de época medieval destaca el conjunto palaciego y castillo de los Condes de Oropesa; Garganta de la Olla, se caracteriza por su patrimonio arquitectónico y natural con la extraordinaria garganta que le da su nombre; Arroyomolinos de la Vera, con su arquitectura religiosa y su piscina natural; Madrigal de la Vera, posee piscinas y fuentes naturales, y la bella Garganta de Alardos; Tejera de Tiétar, zona repleta de gargantas, dehesas y robledales, y la famosa Chorrera del Tiétar que ofrece atractivas rutas senderistas; o Losar de la Vera, conocida por sus espectaculares jardines que cuentan con unas 150 esculturas vegetales ornamentando su avenida principal. Estas variadas esculturas son ya todo un icono de Losar, siendo reconocida como referente nacional en el arte topiario, además de estas bellas prácticas de jardinería que dotan de formas artísticas a las plantas, a lo largo de esta comarca podemos visitar un importante patrimonio que enriquece a la historia local.


Dentro de las actividades económicas ocupa un primer lugar el llamado Oro Rojo. La producción de pimientos rojos de las variedades Jacaranda, Jariza, Ocales, Jeromín y Bola, cosechadas en la zona y de las cuales se obtiene el pimentón dulce, picante y agridulce. El cultivo se extiende desde mediados del siglo XVIII en los bancales de la margen derecha del río Tiétar, como formula para sustituir el cultivo del lino cuya industria textil artesanal no podía competir en modo alguno con la moderna industria catalana. Pasando los linares al cultivo pimentonero que poco a poco fue tomando impulso para transformar la situación de la zona tanto económica como socialmente a primeros del siglo XX. Desde entonces la conocida industria derivada de moler estos pimientos, da lugar al mejor pimentón del mundo según los expertos. Un condimento genuinamente artesanal y único en su género. Una de sus características es su sabor y aroma peculiar, debido al secado al humo al que se someten previamente los pimientos. El cultivo se realiza en una superficie de unas mil trescientas hectáreas de terreno. Entre septiembre y octubre se inicia la recogida de los pimientos maduros.


Por su calidad y por la elaboración artesana se ha legislado la Denominación de Origen Protegida “Pimentón de la Vera”, cuyo Consejo Regulador tiene su sede en Jaraíz de la Vega. La ley que establece esta denominación admite la adición de aceite vegetal en una proporción que nunca puede superar el 3% en masa del producto seco así como un contenido en agua que no supere el 14%. La producción de Pimentón de la Vera suele alcanzar anualmente entre tres mil y cuatro mil toneladas.




129 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo