• Edad de Niebla

Fue testigo de una aparición fantasmagórica en carretera

Historia real



En todo el mundo se dan apariciones espectrales en lugares señalados donde hubo trágicos accidentes de tráfico. La historia nos la cuenta David Díaz, hijo de la protagonista de este episodio.


Mi padre era camionero y antes de tener a los hijos, cuando su trabajo se lo permitía mi madre le acompañaba alguna vez en sus viajes de reparto de mercancías. Era un mes de octubre del año 1981. Estaban por Andalucía. En esta ocasión tenían que realizar un transporte a la provincia de Sevilla.


Después hecha la entrega, mi padre quiso llevar a mi madre al Rocío. Para ella era un viaje de placer y estaba encantada. Les cogió la noche en carretera, era época otoñal y ya oscurecía más temprano. A la entrada de la localidad de Sanlúcar la Mayor, comenzó a lloviznar. Mi padre le explicó a mi madre que por donde estaban pasando era la “Cuesta de las Doblas”, tristemente conocida por la cantidad de accidentes que se han producido en ella. A pesar de que ya había recorrido con él lugares mucho más peligrosos, su corazón se aceleró y mi madre no sabe por qué tuvo una sensación terrorífica e indescriptible. Y cuando el camión salía del tramo más expuesto, vio claramente en medio de la carretera, entre la lluvia, una chica con un chubasquero rojo. Tuvo el impulso de gritar porque el camión la iba a atropellar… algo se lo impidió, dejándola completamente muda. Cuando mi padre vio a mi madre de soslayo haciendo gestos y con cara de pánico, buscó un lugar para parar por un momento.


Le preguntó muy asustado si le ocurría algo, pues la vio tan pálida que realmente se alarmó mucho. Y tal era el shock que aún no podía emitir ni una sola palabra. Como pudo le respondió que no con la cabeza. Entonces él le preguntó: "¿Viste a una chica con un chubasquero rojo haciendo autostop en la carretera… verdad?" En ese momento mi madre comenzó a hablar y le explicó la visión fantasmal. Él le dijo que no había visto nada, pero había caído en esa cuenta cuenta por historias que le contaban otros camioneros.


Conmovidos y un poco desolados continuaron hasta el próximo pueblo y allí decidieron parar en un bar. Cuando contaron el suceso, el dueño y un cliente les comentaron que en ese lugar siempre hubo muchos accidentes, pero el más grave sucedió en 1961. Un autobús con 63 pasajeros, que se dirigían al Rocío de Huelva se cayó por un precipicio ocasionando la dramática cifra de 22 fallecidos. Con el paso de los años comenzaría a tomar fuerza la presencia conocida como la chica del impermeable rojo. Una joven espectral vestida con un chubasquero rojo que hace autostop en esa zona, esto ocurre principalmente en noches frías y lluviosas, el conductor se apiada de la joven, detiene el auto y la invita a subir. La joven empapada por la lluvia, sólo pronuncia unas palabras para advertir al conductor que más adelante ha habido un accidente y le avisa que modere la velocidad pues corre el riesgo de estrellarse. Y justo cuando llega a ese lugar observa, atónito, un coche siniestrado y comprueba paralizado que la viajera desapareció, aunque dejando el asiento del copiloto claramente mojado. Son muchas las personas que han escuchado ese relato y también las que dicen haber sido testigos alguna vez de estas apariciones que inexplicablemente se dan en la zona.


Mi madre siempre ha sentido mucho reparo en contar esta historia, seguramente por miedo a que me la tomasen por loca. Lo cierto es que haya sido ilusión óptica, visión de su mente, o una especie de espejismo en el asfalto provocado por las luces y la lluvia, ella fue testigo de esta aparición. Aunque lo realmente sorprendente es que no estaba haciendo autostop, como cuentan otros testigos y la leyenda urbana, sino en medio de la carretera. Y aún lo más extraño del caso es que mi padre, quien conducía el camión, no percibió esa presencia en ningún momento.


Imagen de - edad de piedra -

116 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo