top of page
  • Foto del escritorMerche Toraño

Isabel Oyarzabal Smich



                                 

 No sé si habréis oído de su existencia, pero existió.


Periodista, escritora, traductora, actriz, diplomática y feminista. Isabel Oyarzabal Smich, nació en Málaga en1878, en una familia de clase acomodada. Su madre era una escocesa de quien heredaría el carácter independiente, y su padre, un exportador y comisionista de comercio, un andaluz de ascendencia vasca. Muchos de los juegos infantiles de Isabel tuvieron como escenario el castillo árabe de Limonar, residencia de una de sus tías que estaba casada con el entonces gobernador militar de Málaga. Estuvo interna desde los siete a los catorce años en el Convento de la Asunción en Málaga, y allí cursó sus estudios primarios. Más tarde se trasladó a Madrid donde, y previa prueba para entrar, se quedó a trabajar en la compañía de teatro de María Tabau con cuyo hijo, Ceferino Palencia se casó en 1909. De este matrimonio nacieron un niño y una niña. La infidelidad de su marido, educado en un ambiente liberal, deshizo la relación de igualdad que desde el principio había existido en la pareja.


Isabel Oyarzabal, que era bilingüe, debido al origen escocés de su madre, dedicó su vida al periodismo, a la militancia socialista, al feminismo y a la diplomacia. Luchó por las libertades y supo combinarlo todo ello con su fe católica. Entre 1921 y 1927 alternó su labor periodística con diversas actividades político-sociales, participó en la Sociedad Abolicionista, En la Sociedad Protectora de Animales y Plantas, colaboró con la Agrupación Socialista Femenina, perteneció a la junta fundadora de la Asociación Nacional de Mujeres Españolas (ANME) y fundó el Lyceum Club Español del que llegó a ser vicepresidenta. Como secretaria del Consejo Supremo Feminista de España, en 1920 asistió en Ginebra, en función de delegada, al XII Congreso de la Alianza Internacional para el Sufragio de la Mujer. En 1930 logró fotografiar al Comité Revolucionario Republicano en la cárcel y publicar las fotos en el Dail. Entre otros cargos políticos formó parte de la Comisión Permanente de la Esclavitud en las Naciones Unidas. En 1933 fue la primera mujer inspectora de trabajo en España. Y a comienzos de la Guerra Civil era ministra plenipotenciaria en Estocolmo. Tras la derrota republicana de 1936, Isabel Oyarzabal fue perseguida y su única salida desembocó en el exilio. En su exilio en México colaboró con periódicos de ese país y en otros fundados por republicanos españoles de los años 43 a 53, además de seguir escribiendo libros como había hecho siempre.


En su labor periodística, con su hermana Anita, funda la revista mensual La Dama.


A lo largo de su carrera y hasta quedarse con el seudónimo que utilizaría hasta el final de su vida, Isabel Oyarzabal cambió varias veces de firma desde I. de O., pasando por el nombre de su marido, B.G. o I.O.S. que son algunos de los apelativos que se le conocen. y ya desde 1917, como "Beatriz Galindo" colaboró en el diario El Sol con una sección (no diaria) titulada Diario de la mujer  que más tarde se convertiría en Crónicas femeninas. Aunque sería en ese periódico donde escribiría los artículos más reivindicativos, la mayoría fueron temas de tipo doméstico dirigidos a las mujeres, como consejos sobre economía , la casa, urbanidad, cuidados personales, los niños, etc. La periodicidad de esta sección se va distanciando en el tiempo y apenas se encuentran algunas de estas publicaciones en el año 1918. En el año 19 alterna artículos reivindicativos con otros contenidos como moda, sociedad, etc. El 23 de mayo cambia el rumbo y escribe sobre el sufragio y vuelve a firmar con Beatriz Galindo en un artículo en el que pide una valoración positiva de la mujer española, lamentando la falta de preparación de estas y achacando esa escasa cualidad al estado de sometimiento que tuvieron a través de siglos. Acusa a los varones de mostrar un falso feminismo y, un poco en la línea de Clara Campoamor, manifiesta su preocupación por las consecuencias del voto de "las no preparadas". En mayo de 1919 reaparece de nuevo con la misma temática y las iniciales de su seudónimo.


No sería hasta el 27 de septiembre de 1919 cuando volvería a publicar sobre el sufragio y de nuevo acusa al hombre de de cercenar la evolución de la mujer:


"Ha sido tendencia y empeño muy español en todo tiempo el borrar la personalidad de la mujer, al mantener en estado letal su conciencia y el relevarla -fuera del terreno de lo sexual.  de toda responsabilidad propia. Lo mismo en lo religioso como en lo civil la mujer española ha vivido sometida a perpetua y asfixiante tutela, a una sujeción moral que ha dificultado en grado sumo  el desarrollo de su sentimiento, su inteligencia y su voluntad y su fuerza espiritual" (El Sol 1919, 27 septiembre) 

Ya había comenzado a mostrar todo el afán defensor de su género en la página 12 de la revista La Dama del número de febrero de 1908. Con el título de Solo para damas, y molesta por una calificación de igualdad respecto al físico femenino, Isabel Oyarzabal daba respuesta a un artículo, con firma masculina, de la misma cabecera. Se titulaba Solo para hombres , En esta ocasión firmaba con las tres iniciales de su verdadero nombre I.O.S. :


"Eso de incluirnos a todas bajo un mismo adjetivo, no logrará satisfacer las aspiraciones que hacia una marcada individualidad nos arrastra. Hemos agotado todas las ventajas que supone sólo ser bonita, y no hay quien hoy en día n sueñe con la manera de desarrollar un ideal hasta llegar a formar con él una personalidad personalísima, aun cuando bajo el punto de vista de esta teoría, que según el diccionario determina los caracteres de lo bello, este más abierto ala crítica y más lleno de faltas que ese pequeño alarde de independencia femenina".

Murió en Mexico en 1974


A partir de la trayectoria de esta mujer se puede entender perfectamente que se puede tener fe religiosa sin dejar de tener ideas propias y progresistas.


            Imagen de artículo firmado ya con las iniciales I.O.S. en la revista La Dama. HNE







77 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentários


bottom of page