top of page
  • Foto del escritorBelén Matanza

La presbicia y sus remedios



Hoy voy a hablaros de un problema que casi todos los que formamos parte del grupo de “taitantos” padecemos y que empieza a tener visos de solución. Me estoy refiriendo a la presbicia o “vista cansada” y que nos obliga a recurrir necesariamente al uso de gafas para ver de cerca.


La presbicia se produce porque el cristalino del ojo pierde elasticidad, es una lente que cambia de forma para enfocar la luz y funciona de modo similar al zoom de una cámara fotográfica. Cuando somos jóvenes es suave y flexible pudiendo cambiar su configuración con facilidad, enfocando los objetos tanto de cerca como de lejos, pero a partir de los 40 años se va volviendo más rígido lo que dificulta la visión de cerca. Es un proceso lento que se inicia en la madurez, y que al principio suele evolucionar de forma rápida para estabilizarse en torno a los 60 años siendo un proceso natural e inevitable que nos advierte del paso del tiempo. No hay forma de detener ni revertir el desarrollo del envejecimiento que causa la presbicia y que precisa corrección mediante gafas, lentes o cirugía. Si no se corrige provocará fatiga ocular y dolores de cabeza.

Si la presbicia es el único problema que tenemos, suele bastar el uso de gafas de lectura que refractan la luz antes de que ingrese en el ojo. Pero si presenta otros problemas añadidos como la miopía, hipermetropía o cataratas requerirá el uso de lentes bifocales, trifocales o progresivas. Las bifocales corrigen la visión de cerca y de lejos, refractando la luz la parte inferior de la lente para la visión de cerca y la superior la refracta de forma que se puedan ver los objetos distantes. Las trifocales tienen tres zonas en la lente, añadiendo a la visión de cerca y de lejos la intermedia. Y las progresivas funcionan como las bifocales y las trifocales, con la diferencia que no tienen una línea que separa cada zona refractiva sino que cambia gradualmente desde arriba hacia abajo. Algunos prefieren el uso de lentes de contacto en vez de las gafas. Existen dos tipos de lentes para tratar este problema: las monovisión que corrigen la visión de un ojo para ver de cerca y la de otro para ver de lejos y que precisan entrenar el cerebro para ver de esta forma y las multifocales que tienen diversos anillos con diferentes graduaciones utilizando la visión de cerca y de lejos al mismo tiempo.

Otra posibilidad es recurrir a la cirugía refractiva por el que el cirujano cambia la forma de la córnea para una visión clara de lejos en un ojo y de cerca en el otro, por lo que funciona como una lente monofocal, de ahí, que se suela recomendar el uso de lentes de monovisión durante un tiempo antes de someterse a esta cirugía. Y últimamente se ha introducido en el mercado el uso de colirios para tratar la presbicia aunque la información que se facilita está sesgada. Lo primero que hay que tener en cuenta es que las gotas que existen actualmente para tratar la vista cansada no corrigen la presbicia. Estas gotas disminuyen el diámetro de la pupila logrando reducir las aberraciones ópticas para conseguir una mejor calidad de visión de manera similar a una cámara de fotos cuando se usa un diafragma de pequeño diámetro. A este fenómeno se le llama efecto estenopeico y permite que cualquier persona con graduación, mejore su agudeza visual al ver por una pupila o agujerito pequeño aunque las dioptrías se mantengan inalterables.

A día de hoy solamente las gotas Allergan Vuity están aprobadas por la FDA americana e incorporan la pilocarpina en dosis bajas y actúan reduciendo el tamaño de las pupilas logrando que el ojo ajuste el enfoque, mejorando la visión de cerca. Existen otras gotas en estudio como la Eyenovia Microline y la Visus Therapeutics Brimochol que en lugar de pilocarpina usa el carbachol más brimonidine, y que permiten alargar el efecto al menos ocho horas. Pero es preciso tener en cuenta que estas gotas no corrigen la presbicia, su efecto es temporal (duran aproximadamente seis horas) y es preciso ajustar la dosis para cada caso por lo que requieren controles oftalmológicos frecuentes y que como todos los tratamientos pueden tener efectos secundarios como cefaleas, mareos, o enrojecimiento ocular.

La buena noticia es que ya están en fase de estudio dos gotas que ablandan el cristalino volviéndolo más flexible y que sí van a poder corregir la vista cansada. La Novartis UNR844 y Viewpoint Therapeutics VP1-001. También se está barajando la posibilidad de usar un tratamiento conjunto en el que se combine la disminución del tamaño pupilar y el aumento de la flexibilidad del cristalino pero, como os digo, están en fase de ensayo por lo que nos toca esperar para saber si van a funcionar. Lo que está claro es que cada vez está más próxima la corrección de esta problemática que tantos inconvenientes nos ocasiona, porque no sé para vosotros, pero para mi la vista es fundamental y soy de las que no aguanta las gafas todo el día. Así que espero con ansía el día que pueda vivir sin estos utensilios que hoy por hoy son indispensables en mi quehacer cotidiano.


Imagen de - edad de niebla -

124 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Kommentare


bottom of page