• Estrella Collado

Las AFAS

Asociaciones Feministas Antifascistas



Con la actividad social y las inquietudes culturales de principios del siglo XX, surge el asociacionismo femenino para eliminar el lastre de la ignorancia y los prejuicos que han vivdo a lo largo de la historia, y las mujeres comienzan a obtener predominio en la vida política y social con los aires renovadores y de modernidad que llegan a España con la declaración de la Segunda República el 14 de abril de 1931.


Con el advenimiento de la Segunda República el 14 de abril de 1931, por primera vez las mujeres en España, tendrían un papel preponderante en la vida política. Y en general fruto de esas inquietudes y actividad social surge la primera oportunidad de la emancipación de la mujer. En los años de la Republica, la dinamización del asociacionismo femenino fue mayor. También se promovieron numerosas secciones femeninas de partidos políticos . Pero el denominador común de todas ellas fue su carácter subordinado en las estructuras del partido. Otras organizaciones de mujeres se vincularon con el movimiento obrero. Es el caso de "Mujeres contra la Guerra y el Fascismo" creada en 1933 por el Partido Comunista para coordinar la lucha antifascista y dar apoyo a la comunidad obrera de Asturias tras la represión de octubre.

Enfermera republicana en la Guerra Civil de España
Foto: Archivo Granma de Cuba

La misión de la agrupación era conseguir la emancipación de las mujeres españolas para que se integraran plenamente en la sociedad quitando el lastre de siglos de ignorancia y prejuicios dentro de un sistema patriarcal. En Agosto del 34 se celebro en París el primer congreso de Mujeres contra la Guerra y el Fascismo al que acudieron representantes de la agrupación española. Ese mismo verano se celebró el primer congreso nacional al que acudieron delegadas de todas las zonas del estado. Mujeres de todas las clases sociales: campesinas, obreras, pintoras, escritoras, maestras, modistas, y enfermeras.


Tras la revolución de 1934 en Asturias la Agrupación de Mujeres Antifascistas (AMA) fue declarada ilegal pasando a denominarse Organización Pro Infancia Obrera. Y dentro de esta nueva denominación la actividad de la agrupación se centró en socorrer a los niños de las familias obreras represaliadas de la revolución del 1934. Posteriormente y a la largo de la guerra civil el Ministerio de Defensa de la República pidió ayuda a la Agrupación de Mujeres Antifascistas para crear el “auxilio femenino” que tuvo una brillante actuación. La agrupación creo guarderías, refugios para los evacuados. También dirigieron fábricas, colaboraron en el campo sanitario y se encargaron de mantener el servicio de transportes públicos y de espectáculos. Todas estas tareas las mantuvieron hasta la primavera de 1939.

El 11 de noviembre de 1937 se celebró la segunda conferencia de mujeres antifascistas con la presencia de delegadas de toda España y de Europa. En esta conferencia hubo un sentido recuerdo a las compañeras caídas y a las madres de los héroes destacando el trabajo que las mujeres hacían día a día contra del fascismo.


La asociación fue duramente castigada durante la dictadura franquista, con muchas de sus integrantes fusiladas o en prisión, la organización pasó al exilio con el nombre de Asociación de Mujeres Antifascistas Españolas (AMAE), activa sobre todo en Francia y México. En Francia muchas de ellas colaboraron con el maquis y continuaron después del fin de la segunda guerra mundial ayudando a las personas desplazadas por la guerra y a presas de las cárceles españolas.


A partir de la década de 1960 ampliaron su colaboración con otras organizaciones internacionales de mujeres, enviando material escolar a la Federación de Mujeres Cubanas a Cuba o colaborando con El salvador y Nicaragua. La Unión continuó con sus actividades hasta la liberación del último preso político en España, momento en el que se disolvieron.

145 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo