top of page
  • Foto del escritorEstrella Collado

Los Güevos Pintos de Pola de Siero




Por estas fechas, el año pasado os hablábamos en un post a cerca de las tradiciones de la Semana Santa, tanto en el ámbito religioso como en el gastronómico. Una de ellas son los “huevos de Pascua”, que simbolizaban la fertilidad.

 

Los Huevos de Pascua son una  costumbre que  se remonta a tiempos ancestrales donde tenían especial relevancia por ser símbolo de la fertilidad y de la renovación interior. El cristianismo fue asimilando este rito pagano y lo incorporó a la celebración de la Pascua de Resurrección. Es costumbre regalarlos para desearnos una vida nueva y/o renovada. Antes se pintaban y decoraban los huevos de gallinas o de pavos, que se daban como presentes a familiares, ahijados o amistades. De hecho, esta atávica usanza, aún se realiza en la localidad asturiana de Pola de Siero y se celebra el martes siguiente al Domingo de Pascua. 

 

Pola de Siero, es una próspera villa asturiana ubicada en la zona centro, a muy pocos kilómetros de Oviedo, la capital del Principado de Asturias. Hace escasamente una semana y con diferentes actos folclóricos y culturales celebraban esta vieja tradición donde los protagonistas son los huevos artísticamente decorados que se exponen y también se venden. Declarada Fiesta de Interés Turístico Nacional desde 1968, no está nada claro su origen. En otros países europeos es costumbre secular la decoración de huevos en Pascua, sin embargo en España, salvo rara excepción, no era conocida esta práctica. Algunos historiadores locales creen que su origen es reciente,  del siglo XlX, y que llegó con obreros de centro Europa que venían a trabajar en las minas de hulla del municipio de Siero. El Cronista oficial del concejo, José Domínguez relaciona también esta festividad con gentes mineras llegadas de Europa y cita a Sama, localidad de la Cuenca Minera asturiana, donde también por las mismas fechas se celebran los Huevos Pintos, aunque es una de las festividades con más arraigo en esta localidad de la Cuenca,  son mucho menos conocidos que los de la Pola. Para otros investigadores esta fiesta cuenta con siglos de historia, y está relacionada con el tiempo de Cuaresma que  prohibía el consumo de carne y también de huevos, estos se acumulaban en las granjas y para darles salida los ofrecían como un obsequio a familiares y amigos para celebrar de este modo la Pascua de Resurrección. No existe constancia documental que nos aclare esta cuestión.


En la actualidad es una de las fiestas más populares de Asturias que atrae a miles de visitantes constituyendo un gran atractivo turístico.  Su duración es de una semana, en esta edición 2024, el 28 de marzo se abría El Mercau  en el Parque Alfonso X El Sabio hasta el pasado 2 de abril que fue el Día Grande:  A partir de las 12.00 H.  el Martes, en la plaza del Ayuntamiento se Pregona la Fiesta, y ante la presencia de autoridades locales y regionales, el cura de Pola procede a la  bendición de los “güevos” . Además de su exposición y venta a lo largo de esos días se llevan a cabo pasacalles, espichas populares (sidra y productos de la cocina tradicional) bailes folclóricos de la región, danzas, subasta de ramos y las tradicionales romerías y verbenas. Representaciones teatrales y conciertos. Además de diversas actividades y talleres para el público infantil.


Los motivos que forman parte de la decoración de los huevos están constituidos por dibujos de escenas tradicionales y se acompañan de frases alusivas a la temática elegida por cada artesano. Desde hace unos años se ha establecido un concurso donde se premian  los huevos más originales y artísticos, realizados por los escolares del concejo sierense.


Imagen de -edad de niebla -

105 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page