• Estrella Collado

Los usos del pañuelo en la historia



A lo largo de la historia el pañuelo ha tenido infinidad de usos nunca para sonarse hasta tiempos más reciente y, también, un medio de comunicación no verbal utilizado en diferentes épocas y en determinados grupos sociales.


Su origen se remonta a antiguas civilizaciones, los de los persas tenían estampados llamados de “cachemira” con una significación muy espiritual que representaba el simbolismo de la vida y la eternidad tan características de la religión zoroástrica del s. VI a. de C. En la cultura hindú era símbolo de fertilidad. En la Grecia clásica utilizaban el athome indistintamente como pañuelo o servilleta. Los romanos le llamaban facilia, siempre llevaban a mano más de uno, principalmente para secarse el sudor del rostro. También era utilizado para proteger la garganta del frío, sobre la cabeza para resguardarse del sol. O como hacía Nerón para cubrirse el rostro en las funciones de circo, y en los espectáculos de gladiadores, cuando los espectadores agitaban sus pañuelos blancos, perdonando la vida al luchador vencido.


El pañuelo de bolsillo al que llamaron fazzoletto, apareció en Venecia en el año 1540, era principalmente utilizado por las mujeres de vida alegre. Hasta el siglo XVIII la estética del pañuelo pasó sin pena ni gloria hasta que la reina María Antonieta esposa del rey de Francia Luis XVI, estableció que debía ser cuadrado. Comenzó a ser una moda extendida entre las clases nobles y a decorarse con exuberantes bordados. De este modo surgió “la Fleury de Marie” que toda persona con toque de distinción y elegancia –tanto hombres como mujeres- debían portar en la mano.


Los pañuelos se fueron convirtiendo en elementos inseparables de las clases altas y también con ellos se desarrollaba un interesante lenguaje oculto, que iba más allá de nuestros ojos. Contaban muchas cosas: el estado de ánimo, los sentimientos, ofrecimientos, peticiones, etc. Hay un curioso libro que recoge esta cuestión, escrito por el erudito Florencio Jazmín titulado “El lenguaje de las flores y el de las frutas”, en el que describe como un pañuelo anudado en la mano de la mujer indicaba que estaba comprometida. Apoyarlo en la mejilla izquierda significaba que se podía iniciar una conversación. Si lo apoyaba en la derecha era una rotunda negativa a conversar. Cuando una dama se mostraba interesada por las letras bordadas de su pañuelo era la señal para informar a su enamorado de que había leído su carta, y si a continuación lo guardaba en el bolsillo indicaba que iba a responder con prontitud a la misiva. Agitar el pañuelo con la mano izquierda era el gesto más esperado por los amantes, pues constituía toda una declaración de amor. Cuando una mujer quería entablar contacto con algún hombre de su interés dejaba intencionadamente caer su pañuelo al suelo para que se lo recogiera y se lo entregara.


En este lenguaje no todo era referente al amor, jugar con el pañuelo era mostrar indiferencia o desprecio hacia alguien. Agitarlo airadamente con la mano derecha era la señal de odio hacia quien fuera dirigida.


En España ha tenido gran protagonismo en el mundo taurino. Los de color blanco daban a conocer el inicio del festejo, la salida de los toros, avisos y concesiones de trofeos, los cambios de suerte. El de color verde indica la devolución de la res a los corrales. El rojo para ordenar que se le pongan al toro banderillas negras. Y el naranja para indultar a la res.


Entre los vaqueros, y determinados obreros del s. XIX los pañuelos en el cuello además de cumplir la función de secar el sudor, protegerse del polvo en zonas desérticas, tenían también una simbología ideológica. En los años 50 y 60 del siglo XX en EEUU se impuso su uso en las comunidades roqueras. Estos códigos siguen vigentes en la actualidad de hecho entre la comunidad LGTB es utilizado. Surge en EEUU en la década de los 70 del pasado siglo XX, en los ambientes gays donde se buscan relaciones sexuales ocasionales. En estos casos el color es prioritario, por ejemplo el blanco se utiliza para solicitar la práctica sexual de la masturbación o el negro para las prácticas sadomasoquistas. Según la posición si lo lleva colocado en la parte izquierda significa que es activo y en la derecha pasivo. Si el pañuelo lo atan en el cuello quiere decir que la persona es versátil en las relaciones sexuales.


El pañuelo a través de la historia fue inseparable de los juegos infantiles. Este juego de persecución tiene un origen incierto, para algunos estudiosos ya se practicaba en el antiguo Egipto. Lo cierto es que constituyó la gran diversión de los más pequeños. Consiste en formar dos equipos que se perseguían para atrapar el pañuelo sin ser pillados. Los integrantes de los equipos responden a una señal asignada a cada uno de ellos que suele ser un número.


Este complemento multifuncional fue evolucionando hasta llegar a los pañuelos de papel desechables que conocemos como Kleenex. Esto ocurría en 1924 y fueron comercializados por vez primera por la firma norteamericana Kimberly-Clark, que supo situarlos en el mercado internacional como un producto higiénico e idóneo para evitar la propagación de gérmenes y de virus aliviando también el trabajo de las amas de casa.



Imágenes de - edad de niebla -








110 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo