• Estrella Collado

Martes y trece

Este año toca


Además de un fantástico trío, después dúo, humorístico que nos hizo reír como nadie en la década de los 80 del pasado siglo, Martes y 13 es un día declarado universalmente gafe. Pero, ¿ porqué? ¿A quien se le ocurrió? Día y número están muy relacionados con la mala suerte y una gran mayoría cree en el mal fario de esta conjunción.


En cuanto al 13 se asoció a todo tipo de males desde la antigüedad. Las leyendas nórdicas hablan de los trece espíritus del mal. El Apocalipsis recoge en su capítulo decimotercero la venida del Anticristo. En el tarot la carta número trece representa la muerte. En la última cena eran trece, y tras ella fue crucificado Jesús.


En cuanto al día, dice la voz del pueblo en su refranero: "En martes ni te cases ni te embarques". Marte según la mitología griega era Dios de la Guerra, razón por la que este día se rige por el planeta rojo o lo que es lo mismo: la destrucción, la sangre y la violencia.

Es comprensible entonces, que la coincidencia de día y de número causara tanto temor a las desgracias en el imaginario popular. La leyenda nos cuenta como en un Martes y trece se produjo la confusión de lenguas en la Torre de Babel.


La mala suerte asociada a este día se remonta a los griegos y a su dios Marte. Pero también entre los antiguos celtas, normandos y vikingos estaba arraigada la leyenda que cuenta como fueron invitados a un banquete 12 dioses, y como Loki el espíritu de la pelea y del mal, se presentó sin ser invitado. En la lucha que se produjo para expulsarlo, Balder, el favorito de los dioses, encontró la muerte. Desde Escandinavia la superstición se extendió por Europa y fue reforzada con la última cena de Jesucristo. Desde entonces en todo el mundo ha calado hondo este aspecto maléfico a lo largo de la historia.


En 1978 la revista británica “Gentlemen’s Magazine” publicó una estadística según la cual, como promedio, una de cada 13 personas reunidas en una habitación, moría antes de un año. De acuerdo con la astrología son 12 las casas del Universo astrológico por lo que una más rompe el modelo. Esta consideración fatídica de los martes y trece ha originado multitud de fetichismos, leyendas y refranes, como la de no invitar nunca a trece personas, no cortarse uñas y cabellos en esta fecha, o no casarse. Tal es el arraigo social que en muchos hoteles no hay la habitación con este número, ni en algunos edificios la planta 13 que salta sin más a la catorce; también las aerolíneas procuran evitar este número entre los asientos del pasaje, y muchos deportistas, cantantes, toreros, actores no quieren ni oír hablar de él, llegando a ser tal la fobia que incluso en sus contratos profesionales hacen constar en una cláusula que su actuación no será nunca en ese día, o que su camerino no tenga el número maldito.


Mucha gente considera que son puras supercherías, otros le dan un sentido contrario, sin ir más lejos, mi abuela creía fervorosamente que el número trece le daba buena suerte.



Imágenes de - edad de niebla -


111 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo