top of page
  • Foto del escritorEstrella Collado

Medio siglo de la muerte de Nino Bravo



Es increíble lo rápido que pasa el tiempo, yo era apenas una niña cuando el cantante valenciano Nino Bravo se mató en un accidente de coche. No tenía entonces mucha noción de su música salvo dos canciones que oían en la radio mi mamá y sus amigas, con tanta atención  como si estuvieran en un acto sagrado.  Muchos años después descubrí su gran voz sus canciones y su grandeza.  

Toda la prensa de España y de América, muy especialmente la prensa del corazón, se hacía eco de una terrible noticia, la muerte  de Luís Manuel Ferri Llopis, más conocido por su nombre artístico como Nino Bravo. Viajaba en un BMW blanco, de segunda mano,  aquel fatídico 16 de abril de 1973.  El cantante valenciano amante de su tierra decidió fijar su domicilio en la ciudad del Turia, en lugar de trasladarse a Madrid. Esto le obligaba a pasarse la vida en la carretera, aquellas carreteras tan precarias que entonces teníamos en nuestro país. Se dirigían a la capital de España para grabar un disco. Le acompañaban uno de los componentes del grupo Supersons, Pepe Juezas quien tardo en restablecerse a consecuencia de las heridas y también Fernando y Miguel , que componían el dúo “Humo”, quienes resultaron ilesos.


En la provincia de Cuenca, en el término de Villa Rubio, se produjo el siniestro a las 10 horas. de la mañana. Según sus acompañantes fue una fatalidad ya que el cantante fue a dar la vuelta a una de las cintas musicales que iban escuchando en el radio-cassette, mientras hablaba con uno de los ocupantes. El despiste le hizo desviarse con brusquedad y al pegar un volantazo, el coche terminó volcando. El conductor, Nino Bravo, salió peor parado, y en un estado  crítico se lo llevaron  junto con todos los ocupantes. Los trasladaron en vehículos particulares al hospital más próximo, un modesto centro sanitario llamado Santa Emilia de Tarancón donde las monjas poco más que curar algunas heridas pudieron hacer. Razón por la que se les traslada a Madrid,  a demasiada distancia (80 km) para salvar la vida del cantante.


Tenía 29 años estaba en lo mejor de su carrera artística y de su vida personal y familiar. Casado con María Amparo Martínez, el matrimonio tenían en el momento de su muerte una niña de un año y siete meses y otra en camino que nunca llegó a conocer.

 

En septiembre de ese mismo año sus compañeros de profesión entre ellos Julio Iglesias, Manolo Escobar, Juan Pardo, Víctor Manuel, Mari Trini y otros muchos de aquella época organizaron un festival en Valencia, en su memoria con el objetivo también de ayudar económicamente a su familia. Se agotaron la entradas con un lleno total de la plaza de toros, la recaudación ascendió a más de dos millones de las antiguas pesetas, a la viuda le entregaron un millón y medio según la crónica de la revista Lecturas de 25 de septiembre de 1973. .El homenaje se extendió por toda España

 

Cincuenta y uno años se cumplían el pasado mes de, abril y Nino Bravo sigue vigente y actual gracias a sus bellas canciones. Nos habló de Libertad, nos hizo soñar con América, enamoró a miles de parejas con un Beso y una Flor, muchas niñas nacidas en esos años se llamaron Noelia gracias a él…


En fin, su voz y su esencia siguen y seguirán por siempre con nosotros: Su música es eterna e intergeneracional.


Imagen de - edad de niebla -

121 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page