• Belén Matanza

Menopausia

Una etapa más



A partir de los 50 años, aproximadamente, los hombres y mujeres tienen que enfrentarse a una nueva etapa de su vida que viene marcada por los cambios hormonales.


Las mujeres nacen con medio millón de óvulos, pero a lo largo de su vida reproductiva, van a utilizar solamente unos quinientos que expulsaran mensualmente con la menstruación, y que tras su cese iniciará la temida menopausia, etapa en la que las mujeres ya no son fértiles y han llegado al final de su vida reproductiva.


Lo primero que debe tener claro toda mujer menopaúsica, es que no se trata de una enfermedad sino de una etapa más de nuestra existencia y que como tal, tenemos que asumirla. De la misma forma que cuando dejamos atrás nuestra niñez y comenzamos a menstruar, llega un momento en que dejamos de ser fértiles, pero la pérdida de la capacidad reproductiva no quiere decir que hayamos perdido también nuestra feminidad o que hayamos dejado de ser mujeres. Tenemos que saber adaptarnos y aprovechar la nueva etapa que iniciamos en la que normalmente nuestros hijos han abandonado el nido familiar, y tenemos mas tiempo para nosotras mismas y nuestra pareja y amigos, por tanto sería el momento adecuado para hacer todas aquellas cosas que habíamos dejado aparcadas por exigencias de la rutina laboral, con la ventaja añadida de la madurez que los años aportan.


El problema de la menopausia es que provoca una serie de trastornos relacionados con las alteraciones hormonales, que es necesario combatir adecuadamente. Solamente el 15 por ciento de las mujeres no sufre ninguna molestia. La falta de estrógenos provoca síntomas a corto, medio y largo plazo.


A corto plazo provoca sofocos, cefaleas, vértigo y parestesias (esa sensación de hormigueo y adormecimiento de las extremidades que todas hemos experimentado): adelgazamiento del cabello, crecimiento de la grasa abdominal, aparición de pelo en el rostro, afectando igualmente al estado de ánimo, con síntomas como el nerviosismo, la ansiedad, la irritabilidad e incluso la depresión.


A medio plazo, la falta de estrógenos provoca incontinencia urinaria, infecciones de orina recurrentes y vaginitis. En estos casos, es muy importante no forzar la vejiga, esperando un mínimo de tres horas entre las micciones y alteraciones cutáneas relacionadas con la disminución del grosor de la piel y de su regeneración celular. Pero los mas dañinos, son los síntomas a largo plazo, entre los que ocupan un lugar destacado la osteoporosis y las enfermedades cardiovasculares. Por ello es muy importante que la mujer, en esta nueva etapa, incorpore una serie de hábitos que la ayuden a combatir las molestias derivadas de la menopausia y que pasan por una alimentación adecuada, en la que no debe faltar el calcio. Las mujeres mayores de 50 años necesitan 1200 miligramos de calcio por día que se encuentra principalmente en los productos lácteos, pero si la mujer desarrollase intolerancia a estos productos, puede reemplazarlos por hortalizas de hoja verde y zumo de naranja enriquecido con calcio. Se considera importante comer suficientes proteínas para luchar contra el desgaste muscular, recomendándose entre 1 y 1,5 gramos por cada kilogramo de peso y una adecuada ingesta y absorción de vitamina B12 que es esencial para mantener sanos los glóbulos rojos y la función cerebral, recomendándose 2,4 microgramos al día, pudiendo encontrar este nutriente en la ingesta de huevos, leche, carnes magras y pescado.

Es recomendable controlar el peso, para ello no basta solo con seguir una dieta adecuada sino que es indispensable igualmente controlar las cantidades. Es mejor hacer seis comidas ligeras al día que tres copiosas y, por supuesto, incluir el ejercicio físico, que ayuda no solamente a controlar el peso sino, además, a combatir los cambios en el estado de ánimo, siendo muy recomendables los ejercicios de relajación, el yoga o pilates, la natación y el baile, que podemos hacer además con nuestra pareja y aprovechar para divertirnos o mismamente caminar, pudiendo servirnos de un contador de pasos, en este caso tengamos presente que un promedio de 10000 pasos al día previene el aumento de peso. Erradicar el alcohol y el tabaco que son muy perjudiciales para nuestra salud y, sobre todo, que continuemos cuidando nuestro aspecto físico, tiñamos nuestro pelo, utilicemos cremas hidratantes para combatir la sequedad de la piel y las arrugas, y vestir a la moda ayudaran a sentirnos bien, al mismo tiempo que nos mimamos.


Pensemos que la menopausia no supone el fin de nuestra vida sino que es una etapa más que nos brinda muchísimas oportunidades para disfrutar y sentirnos bien con nuestro cuerpo y con nosotras mismas. Así que ¡a cuidarse!

imagen de - edad de niebla -





111 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo