top of page
  • Merche Toraño

Mesa sencilla, pero bien puesta para el día de Navidad



Después de la noche anterior, Nochebuena, como, además, tenemos sobras de la cena, y es posible que el ama de casa se encuentre un poco cansada, os sugerimos tomarnos la comida de Navidad de forma más relajada y con una mesa más sencilla. Lo que nos interesa en este reportaje es indicar como se coloca el menaje de mesa en función de los alimentos que se van a servir y lo formal o más distendido de la reunión.


Copa para el vino y vaso para el agua

Para esta ocasión, resolvemos la comida con unos entrantes y, como primer plato, una carne blanca; un arroz exquisito en el que vamos a aprovechar lo que nos ha sobrado de la noche anterior o ambos, el arroz y la carne, como principal y segundo. Lo acompañaremos con un solo vino que se adecúe a todo el menú; puede ser un tinto Rioja joven, un blanco Rivera del Duero un cava, o un Rioja rosado, por lo que el servicio de cristalería se limitará a dos piezas, la del vino y la del agua.


Además de la copa para el vino, hemos dispuesto, para el agua, un vaso de los que se utilizan para escanciar la sidra (que a mi me gustan mucho).


La colocación de la cristalería es la misma siempre: enfrente del plato a partir de la mitad de este hacia la derecha, primero el servicio para agua y a continuación el de vino.

.


Los platos no pertenecen a la misma vajilla sino que hemos alternado restos que nos quedan de dos juegos diferentes, completando el conjunto con unos bajo-plato azules de vidrio que dan el toque unificador. Es una muestra de que para sentarnos ante una mesa puesta de forma estética y agradable no hace falta disponer de una vajilla y cristalería de lujo. Además, estratégicamente, de forma que las puedan alcanzar cada dos comensales, colocamos cuatro cuencos para salsas, por si alguien las quiere añadir a algún entrante o a la carne, si decidimos que esta forme parte del menú. Como decoración recurrimos a una "flor dePascua", pequeña, para que no interfiera en la vista entre los comensales.


Ponemos en la mesa los cubiertos justos para los alimentos que vamos a ofrecer. Serán: tenedor para los entrantes y tenedor para el arroz o la carne (a la izquierda). Si decidimos servir ambos, arroz y carne, añadiremos un tenedor más al colocar la mesa o cuando retiremos el plato y el cubierto que hemos utilizado para comer el cereal . A la derecha, como siempre, el cuchillo para carne, el más cercano al borde del plato y a su lado, el de los entrantes, ya que va a ser lo primero que vamos a comer... Recordemos que los cubiertos se colocan en el orden en que vamos a consumir los alimentos. Serán los más alejados del plato los correspondientes a lo primero que vamos a servir y así sucesivamente hasta llegar a los más cercanos al plato que corresponderán al último guiso y serán los que quedan después de haber ido retirando los otros. En esta ocasión el postre previsto, además de los dulces típicos de la fecha (que no precisan cubiertos), será helado por lo que sólo hemos colocado la cucharilla.


Si decidimos poner el pan en la mesa, como en este caso, su lugar es a la izquierda del plato de cada comensal. Si la comida no es de mucho cumplido podemos ponerlo en un cestito en un extremo y cada persona tomará su porción. En esta ocasión hemos colocado la servilleta sobre el plato.


Esperando que os haya gustado esta mesa sencilla y agradable, os deseamos una feliz jornada de Navidad

La semana que viene pondremos la mesa para Nochevieja, ya un poco más sofisticada como requiere la ocasión.


¡Feliz día de Navidad!

Imágenes de - edad de niebla -



101 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page