top of page
  • Foto del escritorMerche Toraño

Proclamación de Juan Carlos como rey y renuncia de D. Juan

El heredero que nunca reinó. Cap. quinto y último


Imagen: ABC de Sevilla


Aunque la restauración de la monarquía en España tendría lugar el 22 de julio de 1969, cuando las Cortes Españolas proclaman sucesor al hijo de D. Juan como Juan Carlos I de España, es coronado el 27 de noviembre, una vez muerto Franco (20 de noviembre de 1975) con una ceremonia celebrada en la Iglesia de San Jerónimo Real de Madrid.


A las dos menos veinte de la tarde del 14 de mayo de 1977, en una sencilla y emotiva ceremonia celebrada en el palacio de la Zarzuela, don Juan de Borbón y Battemberg, conde de Barcelona, heredero de Alfonso XIII, Jefe de la Casa Real española ,rodeado de su esposa Dña. María de las Mercedes y el resto de su familia, apoyando la llamada de Transición Española y abriendo camino hacia la Democracia, renuncia a sus derechos dinásticos en favor de su hijo Juan Carlos I.


En el discurso que conlleva todo acto de este tipo, D, Juan recuerda a su padre Alfonso XIII, y cómo este, le designa legítimo heredero, y en su testamento recomienda a la familia que le reconociese a él, príncipe Juan, como jefe de la Familia Real. Explica lo que ve como monarquía moderna, lamenta sutilmente que no se le haya conocido realmente y muestra su contento hacia la restauración de la monarquía en la persona de su hijo. Y termina con las siguientes palabras:


" En virtud de esta mi renuncia sucede en la plenitud de los derechos dinásticos como Rey de España a mi padre, el rey Alfonso XIII, mi hijo y heredero el rey don Juan Carlos I".


Con una evidente emoción, se cuadra militarmente ante su hijo, hace una inclinación de cabeza y dice: "Majestad sobe todo España. Todo por España".


En 1978, su hijo el Rey, le nombró Almirante Honorario de la Armada. En 1980 le fue detectado un cáncer de laringe que le obligó, unos años más tarde, a pasar por el quirófano. En 1988 recibió, por parte del Gobierno, el título honorífico de Capitán general de la Armada.


La enfermedad, de la que nunca pudo recuperarse, le hace fallecer el 1 de abril de 1993. Recibió los honores fúnebre propios de la dignidad de rey y sus restos reposan en el Panteón de los Reyes del monasterio del Escorial. Y según palabras de Luis María Ansón, para muchos fue el Rey Don Juan III de Borbón y Batenberg.


Conclusión personal

Puede que se haya equivocado muchas veces en su planteamiento con el fin de restaurar la monarquía en España, Tal vez estuvo a punto de volver a equivocarse cuando no asumió la elección de Franco por su hijo pero, al final, la sensatez y quizás otras cuestiones que puede que no muchos conozcan, le hicieron recapacitar y aceptar la propuesta de abdicación en la persona de su hijo, que sería Juan Carlos I, monarca de España y personaje clave en el inicio de la democracia de la Nación.


Pasó una gran parte de su vida entre la esperanza y la incertidumbre, a la expectativa ante una larga espera, Y por no perder los derechosa de la corona, se balanceó según en la dirección que soplaran los vientos de Franco. En su momento pudo sentirse relegado y hasta traicionado por su propio hijo. Amó el mar, a su país y a los suyos.


Según unos, intentó siempre estar al sol que "creía que más iba a calentar" y significó el oportunismo. Según otros, fue víctima del régimen franquista y un demócrata convencido que defendía la libertad ante la dictadura.


Pero sobre todo, lo que la mayoría tiene claro es que fue un hombre que vivió por y para conseguir en su persona la restauración monárquica en España, aunque tuvo que sufrir la desilusión de que quien mandaba determinó que el rey fuera su hijo. .


FIN de este corto ensayo. que he intentado escribir desde la imparcialidad y el respeto.




95 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page