top of page
  • Foto del escritorMerche Toraño

Publicidad indeseada y Lista Robinson




Es muy frecuente escuchar el hartazgo de alguien hacia esta nueva y tosca forma de querer vendernos productos que las más de las veces ni necesitamos ni deseamos. No hay ni un solo día en que la irrupción por parte de desconocidos en nuestro vida cotidiana llegue en forma de varias llamadas telefónicas, e-mails o ventanas que se abren al encender nuestro ordenador, nuestra tablet o teléfono móvil cuando pretendemos entrar en nuestras redes sociales. Nos vigilan, conocen todos nuestros datos, datos que nosotros mismos proporcionamos ingenuamente cuando usamos los buscadores para encontrar alguna información que necesitamos en la que, para poder acceder, se nos pide permiso para utilizar las famosas cooKies (traducido galletas)


Las cookies no son peligrosas en cuanto a infectar los dispositivos con virus pero permiten hacer un seguimiento de nuestro historial de navegación y ello afecta a nuestra privacidad ¿Verdad que a veces nos preguntamos cosas como ¿Y por qué saben estas firmas que busco unos zapatos azules o cualquier otra cosa que he mirado en la web? o ¿Cómo pueden invadirme, con esta información sobre el producto que busqué ? Pero las cookies merecen artículo aparte y lo tendremos. Por el momento mi recomendación es que cuantas menos aceptemos más privacidad vamos a tener.


El tema de hoy, algo bastante indignante, es la persecución grosera a la que nos someten mediante llamadas a nuestros teléfonos móviles. Unas llamadas en las que lo primero que escuchamos cuando respondemos es “Hola ¿Cómo estás o qué tal? -como si nos conocieran de toda la vida- para, a continuación, pasar a "empotrar" en nuestra oreja la maravillosa oferta que, como salvadores de nuestra economía doméstica, nos vienen a proporcionar, dirigiéndose a nosotros, por lo general, con muy mala educación. Y, aunque hay empresas de todo tipo, acostumbran a ser las más asiduas compañías eléctricas o telefónicas, No vale para nada que digamos en primera respuesta, porque la siguiente sería colgar el teléfono con indignación, que no nos interesa el producto que nos ofrecen, porque la insistencia del operador o comercial que ha contactado con nosotros llega a la insolencia de preguntarnos en qué compañía tenemos nuestro contrato y cuanto estamos pagando por el servicio, eso, además de tutearnos descaradamente. ¿No os parecen esas preguntas una tremenda intromisión a nuestra intimidad? A mi sí. No hay argumentos educados que sirvan para que acepten que no nos interesa lo que pretenden vendernos. Y aunque, por simple cortesía, tengamos la paciencia de escuchar sus alegatos, y manifestarles que no estamos en disposición de aceptar su oferta, no se atienen a razones e insisten e insisten en pretender convencernos de que ellos nos están ofreciendo lo mejor de lo mejor y debemos aceptar por nuestro propio beneficio. Por lo que, al final, nosotros, por lo menos yo, que ya estoy en una edad en que tonterías las mínimas, termino poniéndome a su nivel de no "saber estar" y corto la llamada sin más contemplaciones. Pero no echemos campanas al vuelo porque volverán a importunarnos. Y si dejamos señalado el número para no descolgar en la próxima ocasión, será otro operador desde un teléfono diferente quien nos contactará para de nuevo ofrecernos el mismo producto. Personalmente encuentro abusivo y hasta agresivo ese sistema de venta. No sé realmente que método imitan y encuentro en esta forma de actuar una muy mala praxis que produce en el interlocutor, en la persona que pretenden persuadir ,el efecto contrario al que aspiran conseguir.


Pero también hay una Ley que regula este tipo de "asaltos" destinados a la venta


Según la normativa existente, si decimos que no nos interesa su producto, la empresa que nos lo ha ofrecido no debería llamarnos más. La ley prohíbe estas llamadas sin el consentimiento previo del consumidor. y si las continuamos recibiendo, podemos formular una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos a través de una oficina o asociación de consumidores. También existe la posibilidad de una denuncia penal, pero hay una opción más rápida que es la Lista Robinson a la cual es aconsejable apuntarnos. Es un fichero online gratuito en el que podemos elegir que tipo de publicidad no nos interesa recibir de las empresas con las que nunca hemos tenido relación. Los vendedores están obligados a consultar antes de proceder a una oferta de publicidad.


La Ley 11/2022, de 28 de junio General de telecomunicaciones ,publicada en el BOE del 29 de junio de 2022, apartado1 de su artículo 66, regula el derecho de los usuarios finales a la protección de datos personales y la privacidad en relación con las comunicaciones no solicitadas. Establece que cualquier entidad que quiera utilizar el número de teléfono de una persona para ponerse en contacto con ella y ofrecerle sus productos debe disponer de su consentimiento previo. Es por ello que muchas compañías, mediante trampas que encubren una confirmación de nuestro permiso, nos abruman, generalmente, en Internet (redes sociales, etc) con encuestas, preguntas y sorteos que nosotros inocentemente respondemos, sin darnos cuenta de que con ello les estamos dando ese permiso que la ley requiere.


Hay otras llamadas que se realizan desde marcadores automáticos. Son llamadas sin respuesta, orientadas a analizar la disponibilidad de los usuarios. Mediante ellas se averigua a qué horas acostumbramos a contestar al teléfono y a partir de ahí es cuando ya intervienen los comerciales. Para evitar posibles fraudes, si nos hacen preguntas en esas llamadas automáticas no deberíamos responder porque lo que contestemos quedará grabado. Los expertos aconsejan que colguemos o digamos que no queremos que nos vuelvan a molestar. Por supuesto, no hay que facilitar datos personales como número de la tarjeta del banco, dirección, etc.


La Lista Robinson se define como “un servicio de exclusión publicitaria” . Nace en el año 1993 dirigida a disminuir el acoso publicitario telefónico y que se recibía por correo. Con las nuevas tecnologías esta protección se extendió a todo tipo de publicidad :telefónica, postal ,electrónica etc. Veremos que hay una modalidad de pago pero es para empresas, como ya dije. Para los particulares es gratuita.


Entre otros matices es obligatorio que cuando una empresa realiza una campaña de telemarketing sin tener el consentimiento previo de algún destinatario y amparándose en algunos supuestos de esa ley, debe consultar la lista Robinson para saber si la persona a la que van a llamar está inscrita en ella, ya que esta lista debe ser respetada y el hecho de desobedecer puede suponer una multa importante para la empresa que nos contacta. Si recibimos una llamada estando en esa lista, como medida disuasoria, podemos decirle a nuestro interlocutor que estamos en la Robinson. Ellos saben lo que su llamada supone en este caso


Para apuntarnos a la lista

En esta dirección https://www.listarobinson.es/ hay que cumplimentar el formulario de registro y después nos llegará un correo electrónico con un botón para activar nuestro perfil.. Esto nos permitirá entrar en un panel donde podemos indicar quienes no queremos que nos envíen publicidad.  Solo tenemos que inscribirnos e indicar que no deseamos publicidad y por qué medios no queremos recibirla: SMS/MMS, correo postal, correo electrónico, teléfono... Y esta restricción comenzará a funcionar dos meses después de habernos inscrito, a partir de los cuales solo podremos recibir publicidad de alguna empresa si hemos dado nuestro consentimiento para ello.


Quiero repetir que esto solo funciona con las empresas con las que no hemos tenido relación. Si en algún momento hemos tenido contacto comercial con alguna y esta ha tenido nuestro permiso en la Lista Robinson para enviarnos información y lo sigue utilizando, en la página cuya dirección os facilito en el párrafo anterior, tenemos facilidad para revocar aquel permiso. Otra opción sería enviar a la susodicha empresa una carta o e-mail pidiéndoles que no continúen enviándonos publicidad


Como curiosidad os diré que el nombre de esta lista alude al náufrago Robinson Crusoe (personaje de la novela que estuvo aislado en una isla desierta durante años). La analogía sería que los usuarios de la lista permanecerán aislados de la publicidad no deseada,


Si no estamos en La Robinson y hay un mismo número que nos llama con insistencia y no queremos oírlo más tenemos también la opción de bloquearlo. Si nuestro teléfono es android o iOS (el que tenemos la mayoría porque la otra opción es un Iphone) los pasos para el bloqueo serían: Abrimos “Teléfono”, en la lista de “llamadas recibidas” pulsamos el número que queremos bloquear, después seleccionamos “Más” que está generalmente en la parte superior derecha, y veremos el rótulo “Bloquear número”, presionamos y ya está ¡bloqueado!


 Para los que disponen de un Iphone, lo primero será también abrir “teléfono, luego en “Recientes", Favoritos, Contactos, buscar el número que se quiere bloquear y pulsar el icono que lleva una ‘i’ en el centro. Luego habrá que ir a la parte inferior de la pantalla y pulsar “Bloquear este contacto”, lo confirmas y ya está.


Espero que este artículo sirva un poquito de ayuda para todos los que estamos hartos de que continuamente nos incordien con esas inoportunas e indeseadas llamadas telefónicas y mensajes.


Imagen: logotipo de La lista Robinson

101 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page