• Belén Matanza

¿Qué me pasa doctor?





Un día despertamos, sentimos picor, et voilá, descubrimos que tenemos psoriasis. ¿Pero que es está temida enfermedad? La Organización Mundial de la Salud la define como una enfermedad inflamatoria crónica, de origen autoinmune, y que su origen etimológico proviene precisamente del griego “picor”.


Precisamente la enfermedad viene causada por un trastorno del sistema inmunológico que provoca que las células de la última capa de la piel, los queratinocitos, crezcan más rápido de lo normal, desarrollándose cada 3-4 días en lugar de en los 28 que sería lo normal, de ahí que cuando llegan a la superficie de la piel estén inmaduras y presenten ese aspecto descamado.


Tiene un importante componente genético pues aproximadamente un tercio de los pacientes que presentan psoriasis tiene un familiar cercano que también la padece, pero en su desarrollo también existen factores externos desencadenantes entre los que podemos destacar el estrés, el llamado fenómeno de koebner que consiste en que se puede reproducir en la piel sana las mismas lesiones que se tienen en la psoriasis tras un traumatismo, un procedimiento quirúrgico, infecciones e incluso una picadura de insecto. También algunos medicamentos pueden exacerbar la psoriasis como el litio, ciertos antiinflamatorios y los fármacos contra el paludismo. Y estudios recientes han relacionado directamente el alcohol, el tabaco y la obesidad con los brotes de psoriasis.


Sus manifestaciones clínicas son muy diversas existiendo varios tipos de psoriasis, la más extendida es la que se conoce como psoriasis en placas que se caracteriza por presentar placas de piel enrojecida cubiertas de escamas blanquecinas o plateadas y que se presenta principalmente en los codos, las rodillas y la zona del sacro.


En el torso, los brazos y las piernas suele ser más frecuente la psoriasis “guttata” que se manifiesta mediante pequeñas erupciones en forma de gotas.


Se habla de psoriasis inversa, típica de las zonas de flexión como las axilas, las ingles o debajo de las mamas que se caracteriza por presentar bordes bien delimitados y con la superficie frecuentemente macerada por el sudor y la humedad propia de los pliegues, pero no presenta la descamación típica de la psoriasis en placas lo que puede dificultar su diagnóstico y a nivel del pliegue interglúteo es frecuente que aparezcan fisuras.


Igualmente tenemos la psoriasis eritrodérmica que es la menos común y que puede llegar a cubrir todo el cuerpo con un sarpullido rojo que se descama llegando a picar o arder intensamente y que se suele desencadenar por corticoesteroides, quemaduras extensas por el sol e incluso por otros tipos de psoriasis.


La llamada psoriasis pustulosa típica de las manos, las yemas de los dedos o los pies y que se manifiesta mediante la aparición de ampollas llenas de pus.


También es frecuente tener psoriasis en el cuero cabelludo y en las uñas, que se conoce como psoriasis ungueal y en la que las uñas se endurecen, se engrosan y se cuartean.


La psoriasis se clasifica en leve, moderada o grave, dependiendo de la superficie de la piel afectada, siendo leve si afecta a menos del 5% de la superficie corporal total, moderada si afecta entre un 5 y un 10% y sería grave si se encuentra afectada más del 10% de la superficie corporal total, y para calcular la superficie corporal afectada se usa la palma de la mano, que representa un 1% de la superficie corporal , de modo, que 5 palmas equivaldrían a un 5% de superficie corporal afectada y representaría una psoriasis moderada.


El abordaje terapéutico es muy heterogéneo lo que es lógico teniendo en cuenta la diversidad de manifestaciones clínicas que presenta. Lo habitual es comenzar con medicamentos tópicos para tratar la psoriasis leve, recomendándose cremas en la cara y los pliegues, las pomadas en las zonas de piel gruesa como las palmas de las manos y las plantas de los pies, los codos y las rodillas al garantizar el fármaco en esta presentación una mayor permeabilidad, las lociones y los geles para el cuero cabelludo aunque hay que tener cuidado si se presentan escoriaciones o fisuras pues suelen contener alcohol.


Además de estos es habitual prescribir corticoides tópicos que tienen el inconveniente que no se pueden usar a largo plazo pues provocan atrofia de la piel e incluso exacerbaciones cuando se suspenden pudiendo llegar a absorberse si se aplican en zonas extensas.


Es frecuente la utilización de derivados de vitamina D, como el calcipotriol, calcitriol o el tocolcital, que se han mostrado muy eficaces en su forma galénica como espuma, combinado con el dipropionato de betamestasona, pero que tienen el inconveniente que pueden provocar irritación y fotosensibilidad y llegar a afectar el metabolismo del calcio si se usa en superficies extensas. Es muy eficaz contra la descamación el ácido salicílico pero irrita la piel. Y se está recurriendo a terapias alternativas como la fototerapia.


Resulta importante a tener en cuenta que es una enfermedad sistémica, que no afecta solo a la piel siendo frecuente que las personas con psoriasis desarrollen artrosis psoriásica síndrome metabólico, tienen más riesgo de enfermedades cardiovasculares y depresión, de ahí que se recomiendo practicar técnicas de relajación que mejoran el bienestar general. Incluso puede provocar aislamiento social al afectar a la imagen corporal si la psoriasis está muy extendida y es claramente visible.


Hay que aprender a vivir con ella, es una enfermedad que no se cura, y los tratamientos lo que hacen es aliviar los síntomas y hacer que los brotes se manifiesten más aplazados en el tiempo. Y a diferencia de lo que pueda parecer no es contagiosa, por mucho tiempo que pasemos con un enfermo con psoriasis no nos va a transmitir la enfermedad.


Espero que estos apuntes os hayan aclarado en que consiste la psoriasis y, como todas las enfermedades, no os automediquéis si no que es preciso que vayáis al médico para que realice el diagnóstico diferencial y paute el tratamiento adecuado y que, a veces, precisa varios ensayos antes de acertar cual es el que nos va, y que incluso puede requerir una combinación de tratamientos.


118 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo