• Estrella Collado

Simbología de las orejas




Siempre me ha parecido absurda e incluso molesta esa costumbre que tiene todo el mundo de tirarte de las orejas tantas veces como años cumplas. Siempre lo entendí como broma de mal gusto entre los adolescentes. Sin embargo este hábito es un artificio perteneciente a la cultura simbólica.


La superstición es toda creencia sin base racional que atribuye carácter mágico a determinados objetos o acontecimientos. Esta usanza extendida por todo el mundo, tiene sus orígenes en las antiguas culturas orientales, tanto en estas como en algunas tribus africanas la oreja tiene muchos simbolismos tales como la representación de la inteligencia cósmica, del mito hindú de Vaishvánara –hombre cósmico-, o relacionadas con la sexualidad como en las etnias africanas de Malí: dogon y bambara. Desde temprana edad los niños dogon llevan anillos en sus orejas y al ser circundados a la mayoría de edad se le perfora la oreja, lo que representa el deber del dominio de la palabra, y el anillo es un amuleto protector de las “malas palabras de las mujeres”. Las niñas usan aretes y antes de su matrimonio, se les realizan siete perforaciones en el lóbulo la séptima o última simboliza la pérdida de su virginidad. Para los chinos las orejas largas son signo de inmortalidad y de sabiduría, cuentan que las orejas de Lao-tse -padre del taoísmo- medían 18 cm, y él mismo se apodaba “orejas largas”.


Son muy curiosos todos los símbolos supersticiosos con los que se puede relacionar a la oreja: ponerse saliva en el exterior de nuestro pabellón auricular cuando te sorprende una tormenta o aguacero es “mano de santo” para prevenir enfermedades respiratorias, en otros lugares este gesto se realiza cuando los adolescentes llegan tarde a la casa para evitar ser regañados por sus padres. En la cultura popular de la Península Ibérica cuando una persona tiene la oreja derecha muy roja y ardiente se dice que alguien está hablando muy mal de ella. Si esto ocurre en la oreja izquierda es señal de que alguien la recuerda para bien.


En la celebración de los cumpleaños, al tiempo que se dice “felicidades” a la persona homenajeada se le tira de la oreja tantas veces como años cumpla, mientras se va contando en voz alta y al llegar al final, el último tirón es el más fuerte y se dice: ¡Y que cumplas muchos más! Deseándole que viva muchos años. Esta superstición que hemos heredado parece que significa que esos jalones a quien cumple años, son el deseo y el mensaje que le estamos transmitiendo de felicidad y larga vida, realizando un acto que es un símbolo en sí mismo, anhelando que los cumpleañeros adquieran cada vez más sabiduría


Imagen de - edad de niebla -

139 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo