• Estrella Collado

Tomar las de Villadiego

El origen de las expresiones



En muchas ocasiones de nuestra vida hemos escuchado esta expresión, que hace referencia a alguien que se ausenta de forma precipitada. Pues bien, si os habéis parado a pensar de dónde proviene este dicho os diré que no se sabe con seguridad pero si hay varias teorías para explicarla.


Al entrar en el mundo de los fraseologismos son muchos los investigadores y especialistas dedicados a su estudio, especialmente en torno a los mecanismos que les han dado origen y a los valores que se les asocian. Tanto los refranes como los dichos y expresiones que hoy forman parte de nuestra cultura popular, tienen su historia y su génesis.

z


Algunas hipótesis suponen que las de Villadiego alude a las alpargatas que se fabricaban en el pueblo burgalés homónimo. Otras teorías hablan de que se refiere a las alforjas que se confeccionaban en esta localidad. Y otras aseguran que nada tiene que ver con alforjas ni con alpargatas, sino con calzas o especie de calzones que se utilizaban en la edad media. Y tal expresión aparece recogida por primera vez en el célebre libro de La Celestina cuando Sempronio le dice a Pármeno: “Apercíbete a la primera voz que oyeras a tomar calzas en Villadiego”. Y Pármeno responde: “Calzas traigo, y aun borceguíes de esos ligeros que tu dices para mejor huir que otro”. Cervantes en los preliminares de El Quijote también da por supuesto que el dicho en cuestión, alude a las calzas y lo relaciona con otro dicho “poner pies en polvorosa”. Para algunos estudiosos el origen del modismo está en la encomienda-privilegio que el rey Fernando III, el Santo, concedió a los judíos de la localidad de Villadiego, prohibiendo que los prendiesen y dándoles un lugar seguro y obligándoles a llevar un distintivo para poder reconocerlos a simple vista. Ese distintivo eran las calzas típicas del lugar de Villadiego.


Cuando comenzaron las persecuciones hacia los judíos de Burgos y Toledo, estos huían abandonando las ropas castellanas y vestían las calzas de Villadiego. De este modo eran protegidos por los procuradores del rey hasta llegar a su nueva tierra en calidad de colonos y pecheros de Fernando III.


137 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo