• Merche Toraño

Vinos adecuados para algunos platos


Tenemos invitados a comer. Elegir el vino


Sabemos que el vino es el zumo de la uva fermentado, que su graduación alcohólica natural no puede ser inferior a 9 grados, salvo en casos especiales como los vinos enverados y chacolíes de las regiones gallega, cantábrica o los de las zonas del noroeste de León y Alto Penedés que pueden llegar a una graduación mínima de 7 grados,


Existen muchas clases de vinos cuya diferencia va a consistir en las variedades de la vid, la calidad del suelo el clima de la zona y las condiciones atmosféricas habidas durante el cultivo, su elaboración, de crianza. Etc. Y también hay vinos más o menos adecuados que ayudan a nuestro paladar, o no, a potenciar diferentes alimentos.


Se acercan las navidades, fechas por antonomasia de celebraciones familiares alrededor de una mesa con manjares especiales para esos días. Comidas en las que, por lo general, no falta ese elemento líquido, bien para acompañar a los alimentos, como ingrediente para cocinarlos o ambas cosas, por ello, hoy, prefiero hablar de los vinos que, según los expertos, casan o son los idóneos para según qué comidas. Este año las fiestas navideñas no van a ser lo mismo. La pandemia que ha asolado a nuestra sociedad nos exige reuniones con un número de personas limitado, así y todo, y aunque sea en grupos más pequeños, las celebraciones de estos días no han dejado de programarse. Nos adaptaremos a la nueva situación sin renunciar a las comidas y cenas tradicionales en las que no faltarán los vinos, como siempre ha sido. Nos seguiremos esmerando en presentar platos especiales y nos ocuparemos de regarlos con los caldos adecuados que según nos sugieren los expertos y serían, por denominación, de origen para:

Aperitivos y entremeses. Van perfectos los blancos secos, semisecos o rosados como: los cavas, brut o seco; un generoso seco de Alicante (también idóneo para consomés), los finos amontillados o los blancos del Penedés. Si servimos “pescaito frito” o aceitunas son ideales un Manzanilla Jerezana o fino amontillado. Para embutidos: rosados afrutados, tintos jóvenes, Jerez seco o tintos del Ampurdán o del Penedés, un Rivera del Duero joven Para el jamón: finos de Jerez o amontillado . Con frutos secos van perfectos también estos Finos o un tinto Riveiro.


Casan con los patés o foie-gras el blanco semiseco perfumado, un jerez amontillado, cava o tinto aromático si los patés se sirven al final de la comida.


Ensaladas . Si tienen vinagre, sustituiremos el vino por agua y si no tienen vinagre irá bien un vino blanco


Con pescados y mariscos serviremos vinos blancos o rosados. Con pescado: Un blanco o rosado de Utiel-Requena, un rosado de Aleya, blancos de Cariñena , Valdepeñas, Rueda, un blanco o rosado de Toro, Somontano, de Yecla, un blanco de Valencia o un jerez, si el pescado es frito, o blanco del Penedés, especialmente si los servimos a la plancha. Si los cocinamos con salsa, van bien los claretes. Cuando se preparan especiados, podemos acompañarlos con un blanco Terra Alta o un tinto Rioja Joven. Pero si estamos dispuestos a dedicar un poco más de tiempo a la cocina y regalamos el paladar de nuestros comensales con un guiso de mar, como puede ser caldereta, zarzuela, etc, los de Yecla blanco o tinto ,un jerez seco, cava rosado, blancos o rosados del Ampurdán, un blanco del Penedés o un blanco Riveiro serían los aliado perfectos. Y si llevamos a la mesa a los reyes de la Navidad, los mariscos, el toque final perfecto para acompañarlos sería un Jerez seco, cava rosado, blancos y rosados del Ampurdán o de Utiel-Requena, blancos del Penedés, de Yecla, o un Riveiro blanco. Si servimos un plato con los llamados frutos del mar, los blancos de Valdeorras o de Valencia serían el complemento ideal

Si los productos del mar se consumen sin elaborar un Rioja blanco es perfecto.

Ostras Vino seco, Jerez fino o cava

Es muy adecuado un rosado de Navarra para el bacalao al ajo arriero


Carnes. Si son blancas como pollo, pavo o conejo, son ideales los tintos de calidad. Van bien los tintos aromáticos y no muy fuertes, cava o un tinto Rioja joven. Si nos decidimos a cocinar pato, pintada o carnes rojas, lo ideal sería acompañarlos con tintos. Si son guisos , asados o estofados serían perfectos: los tintos de Cariñena ,Crianza Rivera del Duero de Somontano , de Aragón , del Ampurdán, de Alella, un Campo de Borja , Un Toro tinto, un Jumilla. o rosados con cuerpo o cava o un . Si el guiso no va muy especiado van de maravilla los tintos de Valencia o Alella. Si los guisos son ligeros casan bien con un rosado Terra Alta o tinto de Aleya

Cordero. Un tinto navarro o un rioja gran reserva o un Ribera del Duero reserva o gran reserva son perfectos. Este último es ideal para acompañar a productos del cerdo.


La caza. Un buen tinto con cuerpo o cava para la caza de pelo. Tinto del Priorato, Ribera del Duero, tinto Junilla o del Ampurdán para la mayor. Si es caza menor van bien un tinto de Almansa o del Ampurdán o un Rioja Gran Reserva . Un aromático blanco, rosado o cavas si es de pluma. Y los tintos o rosados de Alicante van bien para la caza en general.


Arroces, pastas y huevos. Vinos rosados . Un rosado de Cariñena con arroces suaves Rioja rosado, rosados de Yecla, Navarra, de Alicante o del Ampurdán. Si la pasta es con salsa boloñesa es mejor un vino ligero y joven o cava. Y si lleva salsa napolitana o cualquier otra con tomate es preferible un vino oscuro y fuerte . Blancos secos de Valencia para arroces típicos Huevos. Vinos de mesa blanco y clarete o agua. Es idea para un arroz con bogavante un Rivera del Duero Reserva o Gran reserva


Quesos: Poco curados; tinto Rioja joven . Con los curados los tintos: Un tinto de Cariñena, tintos Jumilla, de Navarra o del Ampurdán. también casa un clarete de Almansa,. Con los de Oveja muy curados queda perfecto un tinto Campo de Borja

Con azules y fuertes fermentados: Los mejores acompañantes son tinto o rosado de Almansa o cava brut

Con azules ligeros de pasta blanda. Blancos secos o semisecos


Para otros platos

Platos fuertes. Tinto Utiel -Requena

Pote gallego , empanadas, callos con garbanzos u otros cocidos , tinto Riveiro, o un blanco de Valdeorras

Callos y caracoles. Blanco, rosado de calidad o tinto ligero

Espárragos, alcachofas, hortalizas. Vino de mesa o agua

Con “mousses” o pasteles de verduras van bien los blancos del penedés

Legumbres. Terra Alta rosado, un simple vino de mesa o agua

Espárragos, alcachofas, hortalizas , vino de mesa o agua. Hacen buen maridaje con las cremas de verduras los crianza Rivera del Duero


Y si hay dudas los tintos de Navarra y rosados de Alicante van bien con todo tipo de guisos


Con el melón natural o con jamón es adecuado un Jerez seco, pero si se sirve con azúcar o dulce , mejor acompañarlo con un vino generoso blanco semidulce con cuerpo.


Postres . Cavas semiseco o brut y vino blanco licoroso. Ligan muy bien un generoso seco de Alicante, un Málaga dulce o un Montilla-Moriles.


Y como ya sabéis que en la moderación hasta lo justo está la virtud, solo me queda desearos buen provecho y que disfrutéis de esa copa de vino,


Imágenes: edad de niebla

62 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo