• Estrella Collado

Walter Benjamin: Luces y sombras en España del filósofo judeo marxista.




Filósofo, traductor y ensayista alemán, uno de los intelectuales más destacados del siglo XX. En su pensamiento y en su obra las preguntas son una parte fundamental en la búsqueda de una explicación para entender el mundo y la existencia en él.


Nace en Berlín en 1892 y fallece en España en 1940. Cursa estudios en la universidad de Friburgo y Berlín, donde comenzará a tomar contacto con el “Sionismo”. Se educó en el entorno de una familia judía sin arraigo religioso y de talante liberal. Fuera de fanatismos religiosos o políticos, Benjamin, desarrolló un “sionismo cultural” defendiendo el judaísmo como un elemento fundamental e inherente a la cultura europea. Fue estrecho colaborador de la Escuela de Fráncfort, especializada en filosofía crítica y teoría social.


En 1917 Se matriculo en la Universidad suiza de Berna donde conoció a la que, poco tiempo después, sería su esposa, Dora Sphie Pollack. En 1919 defendió su tesis Begriff der Kunstkritik in der Deutschen Romantik (El concepto de la crítica de arte en Romanticismo alemán).


De su relación con Dora nació un único hijo, Stefan Raphaël. Sin embargo Walter Bejamin, siempre atraído por las mujeres, durante su matrimonio vivió un apasionado idilio con la directora teatral Asja Lâcis. En esta etapa pierde a sus progenitores, todo un referente para él, especialmente su madre que fue quien le introdujo desde la infancia en el mundo de la literatura y de la filosofía. Fue el azote de Hitler y de la teoría fascista. Pero también criticó con dureza a la democracia burguesa y a los capitales alemanes que apoyaron al nazismo como prevención contra el socialismo. Fusionó su vocación por el misticismo con el materialismo cultural, bebió de las fuentes marxistas, de su herencia cultural judía y de las tendencias del arte de vanguardia.

Tras un traumático divorcio y por recomendación de uno de sus mejores amigos, viendo la oleada de odio hacia los judíos que sacudía Europa y siendo él doblemente discriminado por ser judío y hombre de izquierdas, además de su cada vez más arraigada adición al hachís, se viene a Barcelona en 1932. Por algún tiempo fija su residencia en Ibiza, entonces isla pobre y atrasada, habitada por payeses que cuidaban de su escaso ganado y payesas ataviadas con ropajes negros y grandes sombreros de paja, que trabajaban en el campo. Llegó buscando sosiego en su interior, para alejarse de sus preocupaciones existenciales y también de sus adiciones. Se alojó en diferentes casas hasta lograr el bienestar soñado en una casa cercana al mar en San Antonio. El filósofo se bañaba todos los días sin avistar ni un solo barco en el horizonte, con un silencio sepulcral y con su soledad en medio de un paisaje virginal. Vivía austeramente sin luz eléctrica y sin comodidades. Así comenzó a escribir el libro Sobre la infancia en Berlin en 1900.


En el año 1933 la isla recibe la visita, casi premonitoria, de Francisco Franco, entonces comandante militar de las Baleares, la comitiva se dirigió a unos metros de la casa de Walter, donde se ubicaba el faro de Covas Blancas. Curiosamente siete años más tarde aquel general fascista se haría con el control del país después de una cruenta Guerra Civil, dando la orden de prohibir la entrada de refugiados políticos desde la frontera franco-española. Walter Benjamín ante los acontecimientos bélicos acaecidos se había trasladado de las Baleares a París, ciudad que abandona al ser tomada por los nazis, consiguiendo llegar a Cataluña en compañía de la fotógrafa Henry Gurland, guiados por la activista antinazi Lisa Fittk. Pero el exiliado filósofo al ser requerido por la policía franquista y comprobar que no tenía permiso para salir del país galo, ante el horror de ser devuelto a Francia para caer en manos de la Gestapo, optó por quitarse la vida mediante una sobredosis de morfina en la habitación del hotel donde se hospedaba en Portbou, localidad del Alto Ampurdán en Gerona, un 26 de septiembre de 1940. Una muerte inducida en todo caso, lo que ha dado lugar a otras que teorías que dejan abierta la posibilidad de una muerte por asesinato, mediante la colaboración existente entre nazis y franquistas, no podemos obviar que el filósofo y crítico alemán resultaba muy molesto para ambos regímenes.


Imagen de archivo del periódico Frnkfurter Zeitung.




109 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo