• Merche Toraño

Luna Nueva

La "peli" que hemos elegido para este mes


Foto: - edad de niebla-


Hoy os proponemos ver otra de esas películas que, aunque hayan pasado años desde su estreno, continúan haciéndonos disfrutar

Película


Para ver, clicar en el triangulito blanco

Luna nueva. Película en blanco y negro, estrenada en 1940. Adaptación de la obra teatral de Ben Hetch y Charles McArthu. Con guion de Charles Lederer, música de Morris Stoloff, dirigida por Howard Hawks y protagonizada en sus principales papeles por Gary Grant y Rosalind Russell.


Es una comedia en la que se hace una crítica satírica hacia la corruptela de los políticos y la forma de ejercer la profesión del periodismo.


Son 92 minutos de diversión asegurada con diálogos ágiles y desenfadados. La trama, con el aditivo de un triángulo amoroso, se desenvuelve en un corto espacio de tiempo interno y gira en torno a un proceso judicial, el poder de la prensa y la corrupción política. Y transcurre en escenarios de decorados interiores donde los personajes desarrollan su labor profesional.


Todo comienza cuando la periodista Hildy Johnson entra muy decidida en la redacción del Morning Post con el fin anunciar que deja el periódico para casarse y dedicarse al cuidado de sus futuros hijos. El editor, su ex marido y jefe, no entiende semejante decisión e intentará por todos los medios que Hildy vuelva a recuperar el amor por su profesión y por él. Walter Burns, de personalidad algo canallesca, y que la necesitaba en ese momento para seguir un episodio sobre un condenado a pena de muerte, consigue, a base de tretas, convencer a la reportera para que cubra el caso de Earl Williams, que estaba preso e iba a ser ahorcado por haberle disparado a un policía.

Los enredos empiezan en el momento en que el señor Burns intenta impedir la boda de su ex mujer. El ritmo desenfrenado que va a seguir el largometraje se intuye ya en el comienzo de la película con un plano panorámico de barrido que alcanza desde la entrada en escena de la protagonista hasta la secuencia en la que esta llega al despacho de su ex marido y jefe. La idea narrativa se muestra a través de la personalidad compleja de todo el elenco en el que hay que destacar la química interpretativa que se detecta entre la pareja protagonista, Gary Grant y Rosalind Russell. Y la fuerza psicológica se ha conseguido a base de planos medios (medio cuerpo) y americanos (de rodilla para arriba) que acercan a la fisonomía de los personajes, creando en el espectador la subjetiva sensación de penetrar en su personalidad.


En el caso de esta película, como en tantas otras sobre la misma temática, se presentan como arquetipo de profesional de la comunicación a unos personajes un tanto caricaturizados, sin atisbo de escrúpulos y sin ninguna capacidad de empatía hacia otro sentimiento que no sea el experimentado por la primicia de un titular y su consabida recompensa económica y de reconocimiento social. Con una alta dosis de sarcasmo, se critica la actuación de los políticos y, sobre todo, de la prensa cuya labor queda bastante degradada.


Aunque el ejemplo que se muestra en Luz de Luna no es representativo del desempeño general de la profesión periodística, sí que se han conocido casos que no han formado parte de la ficción y que han traspasado todos los límites de lo éticamente deseado. Por citar un ejemplo en la memoria del universo de las rotativas, siempre quedará como testimonio para la historia la campaña realizada por los periódicos sensacionalistas de William Randoph Herst en 1898, que tanto perjuicio le causó a España.


¡Que paséis un buen rato!

145 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo