top of page
  • Foto del escritorMerche Toraño

Una muy bella historia de amor

Y la escalera de los seis mil escalones



Ya se que no es hoy el día de San Valentín, pero el amor es siempre bonito y la historia que os quiero contar es un ejemplo de lo sublime que puede resultar amarse sin prejuicios ni intereses materiales, de entregarse con el alma a la emoción de compartir sin límites y sentirse correspondidos de forma incondicional, en definitiva de ser y hacer feliz.


Esta historia se conoce en 2001, fijaos que es muy reciente. Un grupo de excursionistas se metieron por un bosque y se encontraron con una pareja de ancianos y con unas escaleras que bajaban por la pendiente de una montaña. Más tarde es el blog Snopes el que recupera la historia con un relato maravilloso.


Esa escalera tenía seis mil peldaños y la había construido con sus manos, peldaño a peldaño Lui para poder vivir con la mujer que fue el amor de su vida.


Un día de junio de 1942 una joven china, Xu Chaoquing, de 17 años, se casaba. En la ceremonia se encontraba un niño de seis años, Liu Guojiang, al que, parece ser, le había caído un diente y según las creencias chinas si una novia en su boda le tocaba los labios el diente volvería a crecer. El niño quedó prendado de Xu a la que siguió viendo después de ese día porque vivían en el mismo lugar. A los catorce años de casarse, Xu se quedó viuda con cuatro hijos y Liu, que ya era un joven muy guapo, comenzó a ayudar a Xu para que pudiera sacar adelante a sus pequeños. El amor iba surgiendo entre ellos. Liu le regalaba ramos de flores, los días y las noches se le hacían cortos para pensar en ella, y ese amor era correspondido por Xu. Pero en esa época, en una sociedad cerrada como la china con muchos tabúes de origen cultural, eso era algo terrible y los rumores por el pueblo se dispararon. No se veía bien que una mujer viuda, y además con hijos, rehiciese su vida y mucho menos con un chico que tenía bastantes años menos que ella. Y también se consideraba inmoral que un muchacho joven se enamorase de una mujer mayor. La pareja comenzó a sentirse muy incómoda con las habladurías, el desprecio y rechazo de los vecinos y amigos y las recriminaciones de los familiares. Por todo ello decidieron irse de allí cuanto más lejos mejor. No les resulaba fácil buscar un sitio donde comenzar su vida juntos y al final hallaron la solución buscando refugio en una cueva perdida en una montaña del condado de Jiangin. Así iban a evitar escuchar las críticas a que habían estado expuestos hasta ese momento. En la cueva construyeron su vivienda, formaron una nueva familia y tuvieron hijos.


La vida que comenzaron resultaba dura, no tenían luz y para alumbrarse Liu fabricó una lámpara que funcinaba con queroseno que habían traido de la ciudad. Se alimentaban de lo que encontraban por el bosque: plantas, raices etc. hasta que lograron tener su propio cultivo, Pasaron una vida dura, con muchas penurias pero nunca se separaron. Ella se sentía a veces culpable de haber "atado" a Liu y acostumbraba a preguntarle si se arrepentía porque era un chico joven, libre, y consideraba que ella le había llevado a esa vida. Pero él siempre le respondía que si trabajaban duro y eran positivos su vida iba a mejorar.


El camino hasta ese refugio-hogar era complicado, con riscos escarpados en un paisaje vírgen y con un desnivel de 1550 metros. Al principio era solo Liu el que bajaba al pueblo cuando tenían necesidad de hacerlo. pero a patir del segundo año de estar viviendo en la montaña, y aunque Xu no acostumbraba a alejarse de los alrededores de su vivienda, Liu quiso facilitarle la bajada al pueblo si ella quería hacerlo en alguna ocasión, y empezó a excavar esa escalera de seis mil escalones. La obra duró 50 años, todo el tiempo que estuvieron juntos. Un día, al regresar Liu de su labor diaria que era la agricultura, de lo que subsistían, le dio un colapso. Murió en los brazos de Xu mientras ella rezaba por él. Y se dice que murió tan agarrado a la mano de su amada mujer que costó mucho soltarlos y que ella pasó días acariciando el ataud mientras lloraba y le decía: "Me prometiste que cuidarías de mi, que siempre estarías conmigo hasta el día que me muriera, ahora te fuiste antes que yo ¿Cómo voy a vivir sin ti?"


Él murió en 2008 a los 72 años y ella en 2012. En la cueva en la que se habían refugiado para poder vivir su historia pasaron 50 años juntos. En la actulidad esas escaleras recuerdan la fuerza del amor y son una gran atracción turística en Jiangin al suroeste de China.


En el año 2006 la vida de Liu y Xu se convirtió en una de las más famosas historias de amor de China y el gobierno local optó por convertir en museo la cueva y la escalera a la que llamaron La escalera del amor. Ese mismo año una importante publicación decidió darle un premio a esa historia pero debido a la avanzada edad de la pareja en esos momentos, lo fue a recoger uno de sus siete hijos, Liu Mingsheng, que dijo que sus padres se amaban tanto, que nunca habían estado separados, llevó a la ceremonia de entrega una de aquellas lámparas de queroseno que su padre había hecho con un frasco de tinta y explicó que las lámparas caseras de queroseno habían sido las únicas con que sus padres habían iluminado su amor y las vidas de sus hijos en aquel refugio alejado de todo rastro de civilización donde vivieron , queriéndose hasta un final en el que solo la muerte fue capaz de separarlos.


Imagen de - edad de niebla -












97 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page