top of page
  • Foto del escritorEstrella Collado

El bolígrafo, un invento revolucionario



Cuando utilizamos un objeto tan cotidiano como es el bolígrafo no pensamos en que hasta primeros del siglo XX, escribir era una auténtica tortura pues los amanuenses tenían que hacerlo con plumas de aves que se venían utilizando desde la civilización egipcia, lo cual suponía gran esfuerzo para evitar el emborronamiento de los textos y documentos que debían copiar. En fin, era todo un arte su manejo.


En 1760 comenzó a utilizarse el lápiz, una barra de grafito insertada en un cilindro de madera. En 1800 comenzaron a crearse las plumillas metálicas, colocadas en un portaplumas de madera, que se extendieron masivamente, y a lo largo de un siglo fueron el “instrumentopara escribir. En 1883 Waterman patentó la pluma estilográfica, que no necesitaba tintero, pues la tinta fluía por unos canales delgados que llevaba incorporados.


Algo que apenas hoy valoramos, el bolígrafo, vino a simplificar y a facilitarnos la vida, convirtiéndose en un objeto revolucionario e indispensable. El 30 de octubre de 1888 John H. Loud, inventor americano, patento el bolígrafo, un invento suyo consistente en una rueda rodante que por aplicación de una presión externa distribuía tinta de forma regular. Sus primeros modelos fueron muy toscos y sólo podían ser utilizados en superficies con la consistencia dura del cartón, ya que rasgaban el papel de escribir. Sin embargo no desistió y a lo largo de algunos años los diseños de Loud fueron sentando las bases de los modelos que conocemos actualmente.


No obstante, el artífice de los bolígrafos contemporáneos fue Lazló Biró, de nacionalidad húngara, quien durante la Segunda Guerra Mundial logró fabricar el primer bolígrafo adecuado para escribir en papel fino sin problema, y todo gracias a los avances en la fabricación de bolas de rodamiento utilizadas para máquinas y armas más sofisticadas que facilitaban su ajuste en pequeños orificios. Su hermano Georgy creó una tinta viscosa para evitar derrames y que además se secaba rápidamente. Los hermanos Biró eran judíos y con motivo de la persecución nazi hacia esta etnia, se vieron obligados a huir. Lograron llegar a Argentina donde conocen a Meyne, patrocinador de su invento, y con su impulso económico contribuyó a que el bolígrafo fuese todo un éxito. En principio lo llamaron “esferográfica” pero en Argentina popularmente se convirtió en “Biro”.


Ya en 1953 Marcel Bich, tras adquirir la patente de Biró, desarrolló el auténtico y revolucionario invento que que será universal, y así creó los famosos BlC de plástico que además de desechables tenían un precio muy económico. Nunca antes de su comercialización en el mundo, escribir había resultado tan sencillo y barato.


Como dato curioso: en el mundo se venden 57 bolígrafos bic por segundo.



Imagen de - edad de niebla -

109 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page