top of page
  • Foto del escritorEstrella Collado

El Museo de la Escuela Rural de Asturias, en Cabranes.



Hoy os vamos a hacer otra recomendación interesante, la visita al Museo de la Escuela Rural, que os permitirá también descubrir una zona de Asturias poco conocida pero de gran belleza paisajística y riqueza cultural y etnográfica.


Cabranes es un pequeño municipio asturiano de unos 1050 habitantes, en pleno centro de la llamada “Comarca de la Sidra”. Con un cuidado medio ambiente que conserva bosques autóctonos de gran belleza, salpicado de pequeños ríos y valles. Está integrado por 28 pueblos que aunan naturaleza, cultura, etnografía y arte, diseminados por su geografía levemente accidentada en el territorio ubicado en la zona centro-oriente del Principado.


Muy cerca, a escasos 3 kilómetros de Santa Eulalia capital del concejo, en el lugar de Viñón encontramos un edificio que albergó las antiguas escuelas construidas en 1908 por el arquitecto Javier Aguirre. Concurrían entonces 128 alumnos, distribuidos en dos aulas una para niños y otra para niñas. En el piso superior se encontraban dos viviendas una para la maestra y otra para el maestro. Podemos viajar en el tiempo y ver como estaba entonces, pues recrea fielmente la escenografía desde su inauguración, conservando integramente mobilario, libros y material escolar de la época. Nos invita a realizar un recorrido por la historia de la Educación en Asturias con una museografía didáctica que reproduce la escuela tal como era en las diferentes etapas: de la Ley Moyano a la dictadura de Primo de Rivera. Se aprecia la innovación educativa que supuso aires de modernidad durante la Segunda República, con sus principios de igualdad de la ciudadanía y la educación como medios para conseguir una sociedad más justa, e importantes y transgresoras leyes educativas, pasando por el negro capítulo de la guerra civil, y la etapa franquista, hasta llegar a la transición. La escuela de Viñón se cerró en 1970. El museo, integrado en la Red de Museos Etnográficos de Asturias, fue inaugurado en el año 2005.



Los visitantes podemos interactuar en todo momento sentándonos en los vetustos pupitres sintiéndonos alumnos, e incluso impartiendo alguna clase emulando a maestros y maestras de cada etapa histórica; salir al recreo y jugar, disfrutando de una rica colección de juguetes de diferentes épocas que merece la pena admirar, fue cedida al museo por Adolfo Prado Pérez.


Supone una visita didáctica y también muy divertida tanto para los mayores como para los más pequeños. La guía del museo es muy amena y lo explica todo muy bien, el tiempo de duración estimado es de una hora y media. Si nos organizamos podemos ver muchas más cosas, en especial la iglesia románica de San Julián de Viñón, e incluso hacer alguna pequeña ruta senderista como la del Río Viacaba que no ofrece mayor dificultad. A lo largo de la misma se pueden contemplar los restos de arquitectura industrial, de una antigua explotación de antracita en el lugar llamado Vegapallía.



El recorrido con el coche hace posible visitar todo el concejo. En el lugar de Piñera se ubica otro pequeño Museo dedicado a la Cerámica Popular creado por Leopoldo Palacio. Visita obligada a la capital donde hay restaurantes para comer bien. También en el pueblo de Torazo, Premio Principe de Asturias a “Pueblo Ejemplar” y “Pueblo más Bonito de España”, donde además de la excelente gastronomía podemos apreciar arquitectura indiana, fruto de la emigración a las Américas a finales del XlX y princios del XX, arquitectura tradicional o el conjunto etnográfico de hórreos y llagares.



lmagenes de - edad de niebla -

145 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page