top of page
  • Foto del escritorEstrella Collado

Flagelaciones rituales



En la Edad Media dado el fanatismo religioso surgido a raíz de las grandes epidemas de peste que asolaron el continente, surgen este tipo de sectas para redimir los pecados, en la creencia de que Dios los había castigado. Tanto los flagelantes como los que se amputaban sus órganos genitales podemos enmarcarlos dentro de la antropología del dolor. Para algunos estudiosos el germen de estas sociedades se remonta a épocas más ancestrales y a rituales de carácter sexual.


Con un dolor cargado de simbolismo el ritual de la flagelación se remonta a tiempos arcaicos. Los tratados de patologías eróticas recogen los casos de amantes que solo pueden ser excitados sexualmente mediante la flagelación previa, que era practicada al hombre por la mujer. Los efebos espartanos se flagelaban en honor a la diosa Artemisa Ortia. Por un lado hay teorías que defienden que la flagelación se impuso en determinados rituales para suplir a los sacrificios humanos, mientras otros defienden el azotamiento como rito mágico de fecundidad y otros simplemente como un autocastigo que ofrecen a su dios para que les sean perdonados sus pecados. Los lothardi en el siglo XIV, de nuestra era, acudían a lugares subterráneos donde prácticaban orgias sexuales y flagelaciones bestiales. Otra secta flagelante fueron los Chlystes en Rusia. En EEUU los Devil Hunters cuya máxima era “mediante la flagelación se expulsan los demonios del cuerpo”.


En el caso de los cristianos católicos la adopción de prácticas flagelantes tiene claramente la razón de emular el sufrimiento de Jesucristo. Esta praxis aún en la actualidad se puede ver en procesiones de Semana Santa, un ejemplo son la Cofradia de la Santa Vera Cruz de San Vicente de la Sonserra en la Rioja que mantiene esta práctica ritual con el nombre de “Los Picaos”, se van flagelando la espalda, voluntariamente, en acto de fe y en señal de penitencia por sus pecados. No sólo en España en otros países con fuerte influencia de la religión católica como Filipinas, zonas de Brasil o México también está extendida esta liturgia tan cruenta.


También en el ámbito del lslam, procesiones y rituales de flagelación marcan el inicio de la festividad religiosa del Ashura en Pakistán. En ella los musulmanes, adultos y niños, chiitas entre cantos y rezos se autoflagelan con cadenas como manifestación de dolor por la muerte del imán Husein acontecida en la localidad iraquí de Kerbala en el 680 de nuestra era, que fue el detonante para la ruptura entre chiitas y sunitas.


lmagen de - edad de niebla -

118 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page