• Belén Matanza

La enfermedad de Raynaud



La enfermedad de Raynaud afecta generalmente a los dedos de las manos y los pies y en la cual, el frío, las emociones fuertes y el estrés provocan espasmos vasculares que bloquean el flujo sanguíneo en los dedos de las manos, de los pies, las orejas y la nariz.

Esta patología es más frecuente entre el sexo femenino y, como es fácil comprender, afecta más a las personas que viven en climas fríos, y aunque lo normal es que no sea una enfermedad incapacitante influye negativamente en la calidad de vida.

Actualmente se desconoce la causa aunque existe una sensibilidad extrema a las temperaturas frías o al estrés que hace que los vasos sanguíneos de las manos y los pies reaccionen, y actividades habituales como salir a la calle cuando hace frío, sacar comida del congelador o meter las manos en agua fría hace que las arterias de los dedos de las manos y los pies se estrechen reduciendo momentáneamente el flujo sanguíneo. Con el tiempo las arterias se engrosan con lo que dificultan aún más el paso de la sangre.

En puridad, se diferencian dos tipos de Raynaud, el primario, que es conocido como enfermedad de Raynaud, y que es tan leve que muchas veces pasa desapercibido y que puede solucionarse sola y el llamado fenómeno de Raynaud, también conocido como Raynaud secundario, que es más grave, y que está ocasionado por otro tipo de patologías, siendo las más frecuentes como la esclerodermia, el lupus, la artritis reumatoide, el síndrome del túnel carpiano, la fractura de muñeca, la congelación, e incluso algunos medicamentos como los betabloqueadores de la presión arterial o antimigrañosos que contengan ergotamina y sumatriptán e incluso algunos medicamentos para el resfriado que se venden libremente en el mercado y que pueden hacer que los vasos sanguíneos se estrechen.

Existen ciertas actividades que provocan movimientos repetitivos o vibraciones como los trabajadores de la construcción que usan martillos neumáticos, el músico que toca el piano e incluso el escritor son buenos candidatos a padecer este tipo de patología.

Los principales síntomas de esta enfermedad son el cambio de color de la piel en respuesta al frío o al estrés, los dedos, en un principio, se suelen poner blancos para posteriormente tornarse azulados o violáceos. Es típica también la frialdad de los dedos, el hormigueo y el entumecimiento e incluso dolor, como si te clavasen un aguijón, al calentarse. A medida que mejora la circulación las áreas afectas pueden enrojecerse, inflamarse, picar e incluso palpitar.

En los casos más graves, si la arteria se obstruye totalmente se podrían producir úlceras, incluso necrosis de la piel. Y si estas complicaciones no se tratan adecuadamente podría precisar la amputación de la parte afectada.

Prevenir los brotes de la enfermedad es algo tan sencillo como abrigarse, basta contrarrestar el frío, pon calcetines en casa, si vas a sacar algo del congelador usa guantes o manoplas del horno. Pon los guantes y los calcetines incluso para dormir y, por supuesto, no salgas a la calle sin el equipamiento completo de invierno: gorro, bufanda, botas, calcetines y dos pares de guantes. Y utiliza abrigos con el puño ceñido para que los guantes queden envueltos y así evites que el frío llegue a las manos. Y si afecta a las orejas y a la nariz, utiliza también orejeras, calentadores químicos de las manos y máscara facial. Cuando entres en el coche pon la calefacción y por supuesto, no fumes, pues el tabaco contrae los vasos sanguíneos.


Si padeces esta enfermedad es necesario que extremes las precauciones porque las medidas de protección contra el frío y el cuidado de la piel son más importantes que los propios medicamentos, y si tienes la menor sospecha de tener Raynaud, acude rápidamente al médico porque la efectividad de las terapias va a depender de que sean utilizadas al inicio de la misma. Lamentablemente, como en muchas otras patologías, cuando el paciente acude al médico suele ser después de estar mucho tiempo con los síntomas, porque al principio no se le da la importancia que realmente tiene, por eso, hoy he dedicado mi artículo a este raro síndrome, que si bien no es muy frecuente, también es poco conocido.



Imagen de - edad de niebla -



184 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo