• Belén Matanza

¿Se puede curar el hipertiroidismo?



Si en mi anterior artículo os hablaba del hipotiroidismo, hoy voy a hablaros justo de lo contrario, del hipertiroidismo, que como su propio nombre evoca, se caracteriza por una producción de hormona tiroidea en cantidades mayores a las que el cuerpo necesita.


Creo que fue uno de los temas que más me gusto estudiar durante la carrera pues, al tratarse de lo contrario al hipotiroidismo, los síntomas se invertían, con lo que estudiando uno de ellos, de forma intuitiva ya sabías el otro. Los síntomas del hipertiroidismo son precisamente todo lo contrario a los que os señalé para el hipotiroidismo, y caracterizándose por nerviosismo excesivo, insomnio, palpitaciones, pérdida de peso, apetito aumentado, diarreas, intolerancia al calor, temblor de manos, cansancio, alteraciones menstruales.


Debemos prestar especial atención a las manifestaciones de esta patología en los ancianos, pues se puede producir lo que se conoce como “hipertiroidismo apático” que se manifiesta exclusivamente por alteraciones en el ritmo cardíaco, siendo asintomático por lo demás.


En cuánto a las causas más frecuentes del hipertiroidismo, tenemos la enfermedad de Graves Basedow, enfermedad de origen autoinmunitario, en que el propio cuerpo crea anticuerpos que estimulan la glándula tiroidea que produce más hormona tiroidea, la presencia de ojos saltones suele ser un signo distintivo de esta patología.


Los nódulos tiroideos, que en la mayoría de las ocasiones son benignos, pero que al volverse hiperactivos pueden producir esta enfermedad. En otras ocasiones, la propia inflamación de la glándula, que se conoce como “tiroiditis” y que suele ser debida a una infección viral, produce la rotura de las células que contienen las hormonas tiroideas, provocando fiebre y malestar general, además de mucho dolor.


A veces el aumento de la glándula tiroidea produce el antiestético bocio, que si es de gran tamaño puede provocar sensación de presión, afonía y dificultad para la deglución. En el caso del bocio se diferencia entre el “difuso”, típico de los jóvenes, con presencia de ojos grandes o “exoftalmos” e inflamación de la parte anterior de las piernas, lo que se denomina “mixederma” y el bocio nodular, que es más frecuente en las personas de edad avanzada, de superficie rugosa y, por causa desconocida, una parte de la glándula tiroidea produce más hormonas de lo normal.

Sería importante no olvidar que el hipertiroidismo sin tratar puede llegar a ser mortal, pues puede producir una crisis tirotóxica, conocida también como tormenta tiroidea, y que no es otra cosa que un agravamiento extremo de los síntomas del hipertiroidismo, y que es una complicación poco frecuente pero muy grave de un hipertiroidismo no diagnosticado o tratado inadecuadamente y que cursa con deshidratación, taquicardia, arritmia cardíaca severa, obnubilación e incluso afectar el estado de conciencia de forma severa, por lo que, si no se trata de forma urgente el paciente puede morir.


En cambio si se trata adecuadamente es una enfermedad fácilmente controlable e incluso curable. El tratamiento suele consistir en medicamentos antihipertiroideos, concretamente el Carbimazol, el Metrazol y el Propiltouracilo, que inhiben la función de las hormonas tiroideas. Sus posibles efectos secundarios son las reacciones cutáneas y la disminución de los glóbulos blancos o agranulocitosis.


También se puede recurrir al uso del yodo radiactivo, que si se consume por vía oral se absorbe en la glándula tiroidea, pero se desaconseja su uso en mujeres embarazadas.


Si eres mujer, mayor de 60 años, con antecedentes familiares de problemas tiroideos, anemia perniciosa, diabetes tipo I o insuficiencia suprarrenal tienes todas las papeletas para padecer hipertiroidismo


Pero con el tratamiento adecuado, la enfermedad puede llegar a curarse, otras veces se manifiesta en forma de recidivas, y algunas veces puede transformarse en hipotiroidismo, que a la larga causa menos problemas de salud y es más fácil de tratar.


Como recomendación final son aconsejables los ejercicios con pesas para las personas que tienen la enfermedad de Graves Basedow porque ayuda a mantener la densidad ósea y que para controlar esta patología es fundamental mantener un buen estado físico y mental.


Imagen de - edad de niebla -



88 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo