• Edad de Niebla

SE TRASPASA

Un sueño hecho realidad que un día se terminó

Historia contada por su protagonista

Rincón del escapare de lo que fue una gran pasión para Adela, su tienda de lencería.


Tenía la nota sobre la cómoda, volví a leerla y me estremecí, era concisa y fría pero directa y definitiva. ¡Había temido tanto aquel momento...! Me había resistido durante meses a reconocer la evidencia de que nuestra andadura juntas había llegado al final, esperando siempre un pequeño milagro, un motivo para volver a comenzar... Durante trece años habíamos sido inseparables salvo alguna enfermedad ocasional o el estúpido accidente del año pasado.


La mía había sido una auténtica pasión, un sueño hecho realidad, no exento de algún revés pero siempre ilusionante. Sin embargo hacía tiempo que las cosas no iban bien, su crisis era profunda y sin solución. La noche anterior apenas había dormido. Cuando sonó el despertador, no remoloneé como otras veces, salté de la cama y me di una larga y gratificante ducha.


A las nueve ya había tomado un desayuno ligero y estaba maquillada y vestida. Me miré al espejo y me vi guapa, a pesar de las ojeras, Cogí el bolso, la nota, y salí de casa. Anduve unos escasos trescientos metros y llegué a su puerta, la abrí e inmediatamente percibí su agradable y familiar olor. No encendí las luces y me recreé en lo que veía con la luz del día, era evidente el deterioro de los últimos años y aun así tenía aquel encanto que me había cautivado. Entre aquellas paredes se quedarían para siempre vivencias, emociones y reencuentros inolvidables, Cogí el papel y coloqué en cada una de sus esquinas un trozo de

cel-lo, fuí hacia es escaparate y pegué la nota por dentro. salí para verla. Las letras en granate resaltaban en el fondo blanco: SE TRASPASA.

Imágenes cedidas por A.T. a - edad de niebla -

241 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo