top of page
  • Foto del escritorEstrella Collado

¡Viva la Pepa!



El pasado 14 de abril se conmemoraba la proclamación de la Segunda República española. En este post vamos a recordar a su antecesora y algunos de los pormenores que suscitó. La Constitución de Cádiz, fue promulgada por las Cortes Generales españolas constituidas el 24 de septiembre de 1810 en Cádiz, compuestas por diputados de las provincias peninsulares, insulares y las llamadas de ultramar, América y Asia, un 19 de marzo de 1812.


De corte liberal tenía como objetivos prioritarios, limitar el poder de la monarquía y acabar con el sistema feudal. Fue muy importante y además la primera constitución promulgada en España. Nacía en un contexto complicado en medio de tres conflictos armados. Las Cortes se encontraban en Cádiz, como es sabido, a causa de la ocupación por parte de Napoleón Bonaparte y sus tropas, en su afán imperialista para liderar Europa, de casi todo el territorio español. Hecho que tuvo como consecuencia la Guerra de la Independencia. Marcó un acontecimiento crucial en la historia moderna, siendo el primer conato de una revolución burguesa en nuestro país , cuyo germen fue el intento reformista realizado durante los años de reinado de Carlos III por sus ministros ilustrados. Para el pueblo fue bautizada como “La Pepa” por haber sido jurada y promulgada el día de la festividad de San José. El grito ¡Viva la Pepa!, es decir la Constitución, se extendió como la pólvora tras ser abolida, incluso en canciones de la época:

Por gritar Viva la Pepa

Me metieron en la cárcel,

Y después que me sacaron

¡Viva la Pepa y su madre!


También la bautizaron popularmente como La Niña y la Niña bonita, que igualmente ha quedado recogida en diferentes coplas:

La niña bonita

Que en Cádiz nació,

El aire de Francia,

Mala la "pusió".


Para los realistas era conocida como “la negra”. Tuvo tan solo dos años de duración hasta que regresó Fernando Vll quien la abolió el 21 de julio de 1814. Por tanto estaba prohibido decir viva la constitución y penado incluso con cárcel. Hasta que los patriotas liberales que se oponían al absolutismo, para no ser sancionados utilizaban el nombre de Pepa para proferir vivas a la Carta Magna de Cádiz. Aunque al descubrirse el subterfugio utilizado, acabó siendo condenado el uso de esta expresión.

Otra curiosidad de este breve período constitucional fue la lotería nacional, cuyo primer sorteo de Navidad se celebró en Cádiz el 18 de diciembre de 1812.


Leandro Fernández de Moratín, afamado dramaturgo y poeta de los más relevantes del siglo XVIII, gran amigo de nuestro ilustre asturiano Gaspar Melchor de Jovellanos, era liberal convencido y afrancesado. Colaboró con las tropas invasoras, razón por la que se le condenó al destierro, y en una de sus cartas póstumas escribe: “Yo, a pesar de estos buenos deseos, todavía me hallo en peregrinación y no bastando un destierro de 100 leguas se han empeñado en que han de ser 100 leguas y media…No obstante si esto puede contribuir en algo a la felicidad pública y a los intereses políticos de Europa, me resigno, víctima voluntaria, a cuantas zurribandas me tengan prevenidas y sea todo por Dios y ¡Viva la Pepa! (carta a D. Antonio Conde. Barcelona. 6 de enero de 1815.).


Con el pasar del tiempo esta expresión cobro un sentido lúdico, según algunos autores como Ruiz Morcuende, quien dice, en 1916: “Tan popular frase de regocijo con la que se expresa hoy despreocupación y anhelos de divertirse, fue hace un siglo explosión disfrazada de ideas liberales y a más de uno que imprudentemente la expresó en público le costó severísimo castigo”.


Imagen de - edad de niebla -

111 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

댓글


bottom of page